El director de la Casa Sefarad dice que los judíos en España no 'han salido del armario'

  • Madrid, 10 abr (EFE).- El director de la Casa Sefarad-Israel, Diego de Ojeda, asegura que los judíos "no han salido aún del armario" en España al ser una comunidad "no clandestina, pero sí muy discreta", debido a que el peso de la represión histórica que han sufrido está aún presente.

El director de la Casa Sefarad dice que los judíos en España no 'han salido del armario'

El director de la Casa Sefarad dice que los judíos en España no 'han salido del armario'

Madrid, 10 abr (EFE).- El director de la Casa Sefarad-Israel, Diego de Ojeda, asegura que los judíos "no han salido aún del armario" en España al ser una comunidad "no clandestina, pero sí muy discreta", debido a que el peso de la represión histórica que han sufrido está aún presente.

De Ojeda recuerda que la comunidad hebrea española es "pequeña", de entre 30.000 y 40.000 personas, y "bastante discreta", ya que tradicionalmente ha adoptado un perfil bajo como consecuencia de las persecuciones que han soportado desde la Inquisición a la reciente y más moderada de la dictadura franquista.

En una entrevista con Efe, el responsable de esta institución considera que a día de hoy aún se puede decir que la comunidad hebrea "no ha salido del armario", y señala que "es difícil encontrarse a un judío visiblemente judío en la calle, nadie lleva una kipá y nadie va vestido como un ultra ortodoxo".

De Ojeda explica que uno de los objetivos de la Casa Sefarad-Israel, desde su creación en 2007 fruto de la colaboración del Ministerio de Exteriores y la Comunidad de Madrid, es acercar el mundo hebreo y su cultura a la población que no profesa esta religión en España.

El director afirma que desde la Casa Sefarad se observó con preocupación cómo con el reciente conflicto de la Franja de Gaza, se generaron no solo críticas "legítimas" contra Israel, sino también una proliferación de expresiones de antisemitismo.

De Ojeda lamenta que en España no esté definida la diferencia entre los judíos y los israelíes, que "en parte son ámbitos coincidentes y en parte no", ya que esto lleva a que en ocasiones se utilice la imagen del judío, e incluso sus atributos físicos, para criticar las decisiones del Gobierno de Israel.

"Meterse con los judíos es inaceptable", asevera rotundo, "igual que con los negros o los gitanos".

También muestra su preocupación por que la banalización del Holocausto lleve a equiparar Gaza con Austzwitch o, incluso, la situación de los constitucionalistas en el País Vasco con la de los judíos en la Alemania nazi.

De Ojeda explica que la Casa Sefarad pretende además "tender puentes entre España e Israel y entre España y las comunidades judías de otros países", con actos como el próximo seminario sobre los sefardíes en los Balcanes, quienes aún hablan ladino, una derivación del castellano medieval.

Lamenta que España no haya estrechado los lazos con las numerosas comunidades sefardíes que hay en el mundo, descendientes de los judíos expulsados en 1492 de España por los Reyes Católicos.

Otro de los eventos que proyecta es el primer encuentro entre juristas israelíes y españoles ya que, según De Ojeda, hay un "gran desconocimiento" entre los sistemas jurídicos de los dos países, lo que crea dificultades.

Como ejemplo, cita el caso de la querella aceptada a trámite por la Audiencia Nacional contra mandos militares israelíes por un ataque a Gaza en 2002, que De Ojeda cree que se archivará cuando se demuestre que sí hubo una investigación jurídica oficial.

El último proyecto en el que ha colaborado la Casa Sefarad ha sido el de las "Escuelas de Fútbol Unidas para la Paz", que reunió la pasada semana en Madrid a niños israelíes y palestinos, quienes plantaron un olivo en las instalaciones del Real Madrid.