Caracas considera una "desvergüenza" el apoyo de Iglesia a los policías condenados

  • Caracas, 10 abr (EFE).- El ministro del Interior de Venezuela, Tareck El Aissami, tildó hoy de "acto de desvergüenza" la crítica de la Iglesia católica a la condena a 30 años de prisión dictada contra un grupo de ex jefes policiales por varios de los crímenes que precedieron al golpe de Estado de abril de 2002.

Caracas considera una "desvergüenza" el apoyo de Iglesia a los policías condenados

Caracas considera una "desvergüenza" el apoyo de Iglesia a los policías condenados

Caracas, 10 abr (EFE).- El ministro del Interior de Venezuela, Tareck El Aissami, tildó hoy de "acto de desvergüenza" la crítica de la Iglesia católica a la condena a 30 años de prisión dictada contra un grupo de ex jefes policiales por varios de los crímenes que precedieron al golpe de Estado de abril de 2002.

"Creo que es un acto de desvergüenza. Ellos creen que el pueblo olvidó que hubo un golpe de Estado", dijo El Aissami a los periodistas al ser consultado sobre la posición de algunos miembros de la alta jerarquía católica, entre ellos el cardenal Jorge Urosa.

Tanto la presidencia de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) como Urosa pusieron en duda la idoneidad del juicio contra los policías y consideraron desproporcionadas las sentencias.

El pasado 3 de abril un tribunal venezolano condenó a 30 años de prisión a Iván Simonovis, Lázaro Forero y Henry Vivas, jefes de la Policía Metropolitana (PM), por ocho de los 19 asesinatos que se registraron el 11 de abril de 2002 en el centro de Caracas.

También fueron sentenciados con la misma sanción dos agentes de la PM, mientras que otros cuatro recibieron penas de entre 17 y 3 años, y dos fueron absueltos.

En la sentencia se señaló que esos crímenes fueron un componente decisivo para justificar el golpe que poco después sacó del poder al presidente Hugo Chávez por algo menos de 48 horas.

Urosa opinó que la sentencia "prolonga una tragedia" y afirmó que esperaba que "haya en el futuro mayor sensatez con respecto a todos los juicios y que no se politicen".

Las palabras de Urosa provocaron la inmediata reacción del Gobierno que ha pasado reiteradamente por los medios oficiales de comunicación vídeos del 11 de abril de 2002 donde se ve a policías metropolitanos disparando con armas largas contra simpatizantes del Gobierno.

El Aissami dijo que es una "inmoralidad" que "las altas autoridades de la CEV e incluso el cardenal salgan a defender a los que en el pasado ametrallaban y asesinaban al pueblo".