Daganzo y Carabaña se preparan para representar esta noche su Pasión Viviente, que escenificarán mañana Chinchón y Orusco

MADRID, 10 (EUROPA PRESS)

Cientos de vecinos de diversas localidades de la Comunidad de Madrid, la mayoría en el sureste de la región, participarán estos días como actores no profesionales en la representación de Pasiones Vivientes

Así, hoy Viernes Santo, los vecinos de Daganzo de Arriba realizarán la representación de la Pasión, que comenzará a las 22 horas, después de los oficios y del Vía crucis a cargo de la Hermandad del Santo Sepulcro de Daganzo.

A la misma hora, en Carabaña se recreará en la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén. La primera de las diez escenas que se desarrollarán en distintos lugares del pueblo, culminarán con la subida al Calvario, en la calle Real, y con la muerte y resurrección, en la Plaza de España.

SÁBADO SANTO Y DOMINGO DE RESURRECCIÓN

Asimismo, en Orusco de Tajuña el Sábado Santo los residentes del municipio representarán la Pasión de Cristo acompañados por una banda de tambores y cornetas. En Belmonte del Tajo, una vez se ponga el sol sus vecinos celebrarán en varios escenarios de la plaza de la Constitución una de las pasiones más jóvenes de la comarca.

Declarada de interés turístico, en Chinchón 300 vecinos representarán el sábado diferentes escenas previas a la muerte de Jesús de Nazaret. Se trata de una iniciativa que comenzó en 1963 para recuperar también la tradición de los autos sacramentales, siendo la Plaza Mayor uno de los escenarios más importantes donde más escenas se representan.

En Chapinería, localidad del suroeste de la región de 1.400 habitantes, más de 50 vecinos participarán desde el mediodía en un Vía Crucis viviente organizado por la Cofradía de los Cuatro Pasos, que se lleva celebrando desde 1960. Todo la localidad prepara desde hace semanas las 14 estaciones con los personajes que están descritos en el Vía Crucis. Como detalle característico, esta cofradía cuenta con la participación de los hermanos Cob Sierra, conocidos en el municipio como 'Los Trillizos', que toman parte en ella desde hace más de 20 años.

En la mañana del Domingo de Resurrección tendrá lugar uno de los más sorprendentes actos de la Semana Santa en el Sureste. No es una representación de la Pasión y muerte de Jesucristo, sino sólo una escena, la de Judas. Estos días, los muchachos que durante el último año hayan alcanzado la mayoría de edad, llamados allí juderos y en otros lugares quintos, plantan en la plaza de la Constitución el Judas, un enorme árbol desramado y en forma de cruz. Durante la plantada deberán demostrar ante el público su unidad y camaradería, ante la oposición simbólica de los mayores.

En la plaza confluirán a continuación una procesión de hombres y otras de mujeres, que portan respectivamente a Jesús resucitado y a la Virgen María, ante cuyas figuras se acabará quemando el Judas, para representar su traición a Cristo y su posterior suicidio.

En Robledo de Chavela, los quintos también celebran la Fiesta de Judas. Hacen un muñeco, junto a unos cántaros con regalos y sorpresas, lo atan a un palo y luego lo apedrean al grito de '¿Quién lo mató?'. Le tiran piedras hasta que rompen todos los cántaros.