El Ejército de Salvación en Mallorca atiende desde enero a más del doble de personas que en 2008

Los españoles, que hasta el año pasado no solicitaban ayuda, son ya el 15 por ciento de los usuarios PALMA DE MALLORCA, 21 (EUROPA PRESS) La delegación en Mallorca de la ONG benéfica Ejército de Salvación ha visto duplicarse con creces el volumen de personas a las que atiende desde el pasado mes de enero, al pasar de los 85 usuarios registrados a finales de 2008, a los 180 actuales, un número que se ha visto congelado por una razón de peso, la organización ha visto "desbordada" su capacidad de servicios a los necesitados. Así lo confirmó, en declaraciones realizadas a Europa Press, el portavoz de esta entidad evangelista en la isla, el capitán Santiago Carreño, quien expuso que los ciudadanos españoles, que hasta el año pasado no solicitaban ayuda, suponen ya el 15 por ciento de las personas atendidas en los últimos meses; mientras que su proliferación mantiene una tendencia al claramente al alza. El resto de receptores de la ayuda del Ejército de Salvación en Mallorca se reparte entre un 60 por ciento de inmigrantes latinoamericanos, algo menos del 10 por ciento de africanos y el resto ciudadanos de distintos países de la Europa del Este; mientras que, en el plano religioso, la iglesia inglesa --de las dos con que cuenta la organización en la isla-- también recibe más afluencia de público. En tiempos de crisis, "la gente necesita un poco más de guía espiritual" al mismo tiempo que económica. Y, de hecho, Carreño confirmó que los españoles son "reacios" a solicitarla "por orgullo o amor propio", a pesar de que en muchos casos se hace necesaria "a pesar de que tienen trabajo, porque no llegan a final de mes" debido a hipotecas que suponen hasta la totalidad de su salario. Sin embargo, el rápido vuelco que ha dado la situación económica en poco más de un año, ha provocado que el Ejército de Salvación carezca a día de hoy de "espacio e infraestructura" suficientes para desarrollar sus actividades humanitarias, por lo que "nos sentimos frustrados e impotentes ante la situación de no poder ayudar a todo el mundo", subrayó el capitán de esta ONG en Baleares. De esta forma, se han tenido que tomar medidas drásticas, como "cribar" a los nuevos solicitantes que llegan, a quienes se pide documento de identificación y tarjeta de demandante de empleo, porque "siempre hay quien se aprovecha y no todo el mundo tiene la necesidad que te dice", por lo que también se pide a los nuevos que acrediten que tienen varios hijos, o bien, que una hipoteca elevada. SIN COMIDA NI BOLSA DE TRABAJO Y, todo ello, en un momento en que no está garantizada la ayuda, porque el Ejército de Salvación trabaja conjuntamente con el Banco de Alimentos y la Unión Europea (UE), que le entregan partidas de alimentos, que, en los últimos meses, experimentaron un "descenso en la cantidad y frecuencia de entrega", que antes era de cuatro veces al año; mientras que "en este momento estamos a cero", dijo. También hay bolsa de trabajo, aunque actualmente "está vacía", ante la falta de ofertas de empleo, "nadie nos llama para pedir gente"; aunque sí que funcionan las tiendas de ropa de segunda mano con que cuenta la ONG en Palma, Cala Mayor, Port de Pollença y Palmanova, que trabajan en colaboración con los Servicios Sociales de cada municipio y entregan prendas gratis a quienes las necesitan.