El nuevo primer ministro danés promete continuidad

  • Copenhague, 5 abr (EFE).- El nuevo primer ministro de Dinamarca, el liberal Lars Lokke Rasmussen, declaró hoy después de tomar posesión de su cargo que mantendrá la misma línea en política interior y exterior que su predecesor, Anders Fogh Rasmussen, nombrado ayer secretario general de la OTAN.

Copenhague, 5 abr (EFE).- El nuevo primer ministro de Dinamarca, el liberal Lars Lokke Rasmussen, declaró hoy después de tomar posesión de su cargo que mantendrá la misma línea en política interior y exterior que su predecesor, Anders Fogh Rasmussen, nombrado ayer secretario general de la OTAN.

Fogh Rasmussen presentó hoy su dimisión a la reina Margarita en el palacio de Amalienborg y propuso para el cargo a Lokke Rasmussen, de 44 años y hasta ahora ministro de Finanzas.

Los votos de liberales y conservadores, que conforman la coalición de gobierno, junto con los de su aliado externo, el ultranacionalista Partido Popular Danés, le garantizan la mayoría absoluta parlamentaria.

Lokke Rasmussen dijo que su objetivo es crear una Dinamarca "más libre, más rica y más justa" y conciliar "la responsabilidad sobre la vida propia con vivir una vida segura en un Estado de bienestar".

"No habrá ningún cambio en política exterior. Si estoy aquí es precisamente porque Dinamarca ha asumido una responsabilidad en política exterior", declaró en referencia a la elección para dirigir la OTAN de Fogh Rasmussen, que apoyó con tropas las intervenciones militares en Irak y Afganistán.

El nuevo primer ministro anunció que dedicará los próximos días a pensar en cómo rellenar los "agujeros" creados en el Gobierno por la marcha del anterior primer ministro y la dimisión sorpresiva hace dos días de la ministra de Bienestar, Karen Jespersen, descartando en principio un cambio profundo en el gabinete.

Además dijo estar preparado para trabajar "noche y día" para sacar a Dinamarca de la crisis económica, si bien recordó que se trata de un problema mundial.

Es la tercera vez en la historia moderna de Dinamarca que alguien accede al puesto de primer ministro sin haber pasado por unas elecciones: los anteriores precedentes fueron dos socialdemócratas, Anker Jorgensen en 1972 y Poul Nyrup Rasmussen en 1993.

La oposición, encabezada por el Partido Socialdemócrata, ha reclamado la celebración de elecciones anticipadas porque considera que Lokke Rasmussen no tiene el respaldo de los electores.

Anders Fogh Rasmussen ha mantenido a la derecha en el poder desde 2001 y con sus tres triunfos consecutivos en unas elecciones legislativas se ha convertido en el líder liberal que más tiempo ha permanecido en el poder, así como en el primero que rompe la hegemonía socialdemócrata como primer partido desde 1929.

Su sucesor en el cargo es vicepresidente del Partido Liberal desde 1998, ocupó las carteras de Sanidad e Interior de 2001 a 2007, y era ministro de Finanzas desde hacía dos años.

A Lars Lokke Rasmussen se le considera el arquitecto de las principales reformas realizadas por el Gobierno liberal-conservador en los últimos años, como la de la administración, la del sistema de impuestos y la de la sanidad.