El Papa discute con Netanyahu la amenaza iraní

Por Philip Pullella

NAZARET, Israel (Reuters) - El Papa Benedicto XVI practicó el diálogo y la diplomacia el jueves, discutiendo la amenaza iraní contra Israel con el primer ministro del país judío y entonando una canción de paz en un encuentro interreligioso con musulmanes y judíos.

El Pontífice visitó en el penúltimo día de su viaje Nazaret, la ciudad donde Jesús pasó su infancia, en la región de Galilea, situada en el norte de Israel.

Al finalizar un encuentro con cristianos, judíos, musulmanes y drusos, un rabino dijo al grupo que había compuesto una canción por la paz usando palabras o frases para la paz "Salaam" (árabe), "Shalom" (hebreo) y "Dios nos garantice la paz".

Un portavoz del Vaticano dijo que el gesto fue espontáneo y el Papa fue sorprendido. El grupo aplaudió en lo que pareció ser un gesto sincero y algunos participantes se balancearon mientras cantaban. El Papa ha sido criticado en algunas ocasiones por falta de espontaneidad.

Antes de este encuentro, el Papa se entrevistó en privado con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, mientras diplomáticos del Vaticano e israelíes mantenían una reunión aparte.

Un portavoz del Vaticano dijo que el Papa y el primer ministro, que se entrevistó con el rey jordano Abdalá previamente en Amán, discutieron "cómo avanzar" en el proceso de paz de Oriente Próximo.

Netanyahu dijo al canal de televisión Channel 1 de Israel que también hablaron de las amenazas del presidente iraní Mahmud Ahmadineyad contra Israel.

"Le pedí, como figura moral, que haga que su voz se escuche alto y de forma continuada contra las declaraciones que proceden de Irán sobre sus intenciones de destruir el Estado de Israel", dijo el primer ministro.

"Dijimos que no puede ser que al principio del siglo XXI, un estado declare que pretende destruir el estado judío, y que una voz muy agresiva y fuerte no se escuche condenando este fenómeno", indicó.

El Papa ha condenado en varias ocasiones indirectamente a Ahmadineyad por sus comentarios contra Israel o por negar el Holocausto, y altos cargos del Vaticano lo han hecho directamente.

"Dijo que condena estos fenómenos al completo, el antisemitismo y el odio, y creo que hemos encontrado alguien que nos escucha", declaró Netanyahu.

El proceso estancado de paz de Oriente Próximo ha sido uno de los principales asuntos del viaje de Benedicto XVI, que comenzó hace una semana en Jordania y concluye el viernes cuando el Papa abandone Jerusalén y regrese a Roma.

VALORES FAMILIARES

El jueves por la mañana, el Papa utilizó la visita a la región israelí de Galilea, corazón de la población de la minoría árabe del país, para expresar su preocupación por lo que la Iglesia católica ve como el deterioro de la familia en todo el mundo.

Más de 50.000 personas asistieron a la misa al aire libre - celebrada en árabe, inglés y latín - en la zona de Nazaret conocida como el Monte del Precipicio, desde donde la Biblia dice que una multitud intentó tirar a Jesús.

Allí, Benedicto XVI habló del "carácter sagrado de la familia, que en el plan de Dios está basada en la fidelidad durante toda la vida de un hombre y una mujer consagrados por el acuerdo del matrimonio y la aceptación del don de la nueva vida de Dios".

Añadió: "¡Cuánto necesitan los hombres y mujeres de nuestro tiempo reapropiarse de esta verdad fundamental, que se basa en la fundación de la sociedad, y qué importante es el testimonio de parejas casadas para la formación de conciencias firmes y la construcción de una civilización de amor!"

La Iglesia católica es contraria al divorcio y al matrimonio homosexual y ha atribuido muchos de los males de la sociedad a la descomposición de la familia.

Benedicto XVI completará su visita el viernes en Jerusalén, con una visita a la Iglesia del Santo Sepulcro, construida en el lugar donde los cristianos creen que Jesús fue crucificado y en la tumba en la que fue enterrado.