Berlusconi pide a Obama que reconstruya la iglesia y los bienes dañados de L'Aquila

  • L'Aquila (Italia), 7 abr (EFE).- El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi ha pedido al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, que se haga cargo de la reconstrucción de la iglesia de L'Aquila y de los bienes culturales dañados durante el terremoto durante una "larga conversación telefónica".

L'Aquila (Italia), 7 abr (EFE).- El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi ha pedido al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, que se haga cargo de la reconstrucción de la iglesia de L'Aquila y de los bienes culturales dañados durante el terremoto durante una "larga conversación telefónica".

Berlusconi se encontraba esta tarde visitando a los evacuados en la localidad de San Demetrio, situada a las puertas de la ciudad de L'Aquila, que fue dañada por el terremoto registrado en la madrugada de ayer, cuando recibió la llamada telefónica del presidente de Estados Unidos.

"Si los Estados Unidos quieren dar un signo tangible de su proximidad con Italia podrían tomarse la responsabilidad de la reconstrucción de los bienes culturales y de la iglesia", aseguró el primer ministro a los periodistas.

Preguntado por los periodistas sobre la respuesta de Obama, Berlusconi afirmó que el presidente de EEUU ha aseverado que "es una óptima idea de la que hablaremos" cuando el primer ministro italiano viaje a Washington.

La llamada ha sido confirmada por la embajada de Estados Unidos en Italia que ha emitido una nota en la que añade que Obama ha expresado a Berlusconi "sus profundas condolencias, y las del pueblo americano, por las víctimas del terremoto" acaecido en L'Aquila el 6 de abril.

"El Presidente -agrega la nota- ha expresado su solidaridad con las personas heridas y ha subrayado la proximidad entre el pueblo americano y el italiano en este trágico momento, con particular consideración hacia las familias que han perdido a sus seres queridos, sus casas y su trabajo".

Berlusconi se mezcló entre las gentes de San Demetrio y se dirigió a un grupo de alpinistas que ayudaron a instalar las tiendas en la localidad: "Felicidades, habéis trabajado toda la noche, sois fuertes".

El primer ministro ha paseado por el campo, estrechando manos, acariciando niños que -en medio de la tragedia- gritaban: "Adelante el Milán" y a quienes Berlusconi respondía: "Valientes!, pero dile a tu madre que te lleve al mar que allí hay hoteles".

El primer ministro ha insistido a los concentrados en que se vayan a la costa, "es Pascua, estad tranquilos, nosotros hacemos el inventario de las casas dañadas, y vosotros tomad unos días, pagamos nosotros".

El presidente del Consejo comentó después a los periodistas que le había "impresionado el espíritu de los socorristas, pero también la dignidad de los habitantes".

"Es milagroso lo que se ha hecho, que a 36 horas del terremoto se hayan instalado 20 campamentos", aseveró y prometió a los evacuados de San Demetrio que no los abandonará.