Peligra la mayoría del Congreso Nacional Africano en Sudáfrica

JOHANESBURGO, Sudáfrica (Reuters) - Los sudafricanos acuden el miércoles a las urnas en las elecciones más ajustadas desde el final del apartheid, en las que se espera que se reduzca notablemente la enorme diferencia que tiene el partido en el poder, el Congreso Nacional Africano (CNA).

Su líder, Jacob Zuma, pidió el miércoles que haya una participación masiva. Se espera que Zuma se convierta en el cuarto presidente democrático del país, pero el CNA podría perder la mayoría de dos tercios en el Parlamento necesaria para cambiar la Constitución.

Más de 23 millones de sudafricanos están registrados para votar en unos comicios nacionales y provinciales en los que los analistas han dicho que el CNA podría bajar del 70 por ciento de los votos al 60 ó 65 por ciento.

Una gran participación podría fortalecer el mandato de Zuma ante el reto de un nuevo partido opositor formado con disidentes del Congreso y después de que se retiraran unos cargos de corrupción contra él sólo por un tecnicismo.

"Creemos que habrá una participación masiva y esperamos que el pueblo de este país una vez más dé al CNA un enorme y decisivo mandato para trabajar con ellos para mejorar aún más sus vidas", dijo Zuma en la última rueda de prensa antes de las elecciones.

La oposición espera aprovechar la creciente frustración con la pobreza, la delincuencia y el sida, así como las dudas sobre la corrupción, pero el CNA tiene la ventaja de una mejor organización y el reconocimiento de haber acabado con el poder de la minoría blanca en 1994.

AMENAZA

La oposición está formada sobre todo por la Alianza Democrática (AD), que ha resurgido con su nueva dirigente, Helen Zille, y los disidentes del CNA, el Congreso del Pueblo (COPE, por sus siglas en inglés), que lo crearon después de que el año pasado el partido expulsara al ex presidente Thabo Mbeki por acusaciones de que intervino en el caso de corrupción contra Zuma, su rival.

Se espera que la Alianza logre hasta el 15 por ciento de los votos, y aunque COPE se ha visto debilitado desde su creación en diciembre, podría llegar hasta el 10 por ciento.

"COPE se ha desvanecido (...) han fracasado por una organización deficiente, falta de dinero, pero sobre todo por un conflicto para el liderato que trataron de resolver de un modo insano escogiendo a una persona desconocida como candidato presidencial", dijo el veterano analista político Allister Sparks.

Este candidato, Mvume Dandala, es un obispo metodista escogido tras las diferencias entre los cofundadores del partido, el ex ministro de Defensa Musiuoa Lekota y el ex primer ministro de la provincia de Gauteng Mbhazima Shilowa.

A pesar de todo, el CNA seguirá dominando el Parlamento y los analistas no esperan un giro repentino a la izquierda para recompensar a los sindicatos o al Partido Comunista por su apoyo a Zuma.

Millones de negros siguen viviendo en barrios desfavorecidos, el desempleo es de alrededor del 30 por ciento y el país sigue teniendo una de las tasas más altas de delincuencia en todo el mundo. Además, alrededor de 1.000 personas mueren al día por enfermedades relacionadas con el sida.

Sudáfrica se dirige hacia su primera recesión en 17 años por las consecuencias derivadas de la crisis económica mundial, y los sindicatos temen más pérdidas de empleos en manufactureras y las automovilísticas.

Zuma admitió en una entrevista con Reuters el mes pasado que el número de pobres ha crecido desde 1995. "Es cuestión de sacar políticas realistas que deben tratar la difícil situación del país, sobre todo la de los pobres".