El Papa imparte su especial bendición apostólica sobre las víctimas del terremoto y sus familiares

El Papa imparte su especial bendición apostólica sobre las víctimas del terremoto y sus familiares

El Papa imparte su especial bendición apostólica sobre las víctimas del terremoto y sus familiares

L'AQUILA (ITALIA), 10 (EUROPA PRESS/Gloria Moreno)

El Papa Benedicto XVI impartió esta mañana su especial bendición apostólica sobre las víctimas del terremoto que este lunes sacudió el centro de Italia y sus familiares a través de un mensaje que fue leído por su secretario particular, monseñor Georg Gänswein, al inicio de los Funerales de Estado que se celebraron en L'Aquila.

"Me siento personalmente presente en medio de vosotros", afirmó el Papa, que pidió a Dios que "seque las lágrimas y cure las heridas" que ha causado este "terrible terremoto".

"En momentos como estos lo único que queda es la fe, que justo en estos días nos habla del sufrimiento del Hijo de Dios", recordó el Pontífice en alusión a las celebraciones de la Semana Santa, que precisamente hoy, Viernes Santo, rememoran la muerte de Jesucristo. El Papa deseó que "la pasión, muerte y resurrección" de Jesucristo "sean para todos fuente de consuelo y vida".

En su misiva, el Papa asegura que siguió "de cerca" la tragedia desde el mismo momento en que se produjo el terremoto, cuya fuerza fue "notada también en el Vaticano", testimonió.

El funeral empezó poco después de las 11.00 de esta mañana en la plaza de la Escuela de Suboficiales de la Guardia de Finanzas de L'Aquila, el mismo sitio en que había sido dispuesto el tanatorio improvisado de la tragedia.

La Misa funeral fue presidida por el cardenal secretario de Estado del Vaticano, Tarcisio Bertone, ante la presencia de miles de personas, entre las que se encontraba el primer ministro de Italia, Silvio Berlusconi, numerosas autoridades civiles, militares y diplomáticas, además de los familiares de las víctimas y damnificados por el seísmo.

La ceremonia, que al caer en Viernes Santo necesitó un permiso especial del Vaticano, fue celebrada con un cáliz ofrecido especialmente por el Papa "en señal de su participación espiritual con el dolor de los familiares de las víctimas del seísmo".