Monseñor Cañizares se despide se despide de Toledo pidiendo perdón por sus "faltas, pecados y errores"

El cardenal permanecerá en Toledo hasta que Braulio Rodríguez se incorpore a la Diócesis, previsiblemente en junio

TOLEDO, 16 (EUROPA PRESS)

El cardenal administrador apostólico de Toledo y prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Santos Sacramentos, Antonio Cañizares, pidió hoy a los fieles toledanos que le perdonen "sus faltas y pecados, sus fallos y errores", en su ministerio pastoral en Toledo.

Cañizares se pronunció así en la rueda de prensa que ofreció hoy para confirmar el nombramiento de Braulio Rodríguez al frente de la Archidiócesis toledana, marco en el que leyó un mensaje de despedida a los fieles toledanos, arropado por su Consejo de Gobierno, y el tañir de las campanas de la catedral.

Tras dar las gracias por los siete años que ha pasado al frente de la Diócesis toledana, pidió que "Dios me perdone -y espero también de vosotros que perdonéis- mis faltas y pecados, mis fallos y errores, en mi ministerio pastoral en Toledo".

A pesar de este mensaje de despedida, el cardenal confirmó que seguirá en Toledo "hasta que mi buen y querido amigo, Braulio, vuestro nuevo obispo, inicie su pontificado al servicio de Toledo en el mes de junio".

En este contexto, resaltó que el Papa Benedicto XVI, "en su bondad y sabiduría, en su solicitud por todas las iglesias, ha designado para esta entrañable Archidiócesis de Toledo, Primada de España, a un buen pastor, un pastor conforme al corazón de Dios, que hará presente entre vosotros a Jesucristo, el único pastor y guía de nuestras almas".

"Con alegría y gozo en el señor, con acción de gracias y súplicas a Dios, recibimos este nombramiento. Le damos nuestra más cordial bienvenida a nuestro nuevo pastor, Don Braulio, le acogemos de todo corazón con los brazos abiertos y llenos de esperanza, porque es enviado de Dios como sucesor de los Apóstoles", manifestó.

PETICIONES

El todavía administrador apostólico de Toledo pidió que "Dios le ayude en todo, que le bendiga y le proteja, que le ilumine y le dé fortaleza, que le colme de sabiduría y de gracia para caminar delante de esta iglesia que esa en Toledo, tan emblemática en su rica historia, tan agraciada por Dios a lo largo de los siglos hasta el momento presente".

Dijo que su sucesor, "que incluso lleva en sus venas sangre toledana, sabe que es enviado a una Diócesis que se extiende por las llanuras de La Mancha, las tierras de La Sagra, los campos de Talavera, Torrijos y Fuensalida, por los Montes de Toledo y la Sierra de San Vicente, por las comarcas extremeñas tan entrañables de "La Siberia", Herrera y Guadalupe, y por la Ciudad Imperial y sus alrededores".

"Sabe que es enviado a la Diócesis de los Concilios, sobre todo de aquel gran Tercer Concilio en el que nacen España y Europa, y que llega a una Diócesis que, a pesar de sufrir también el impacto de la secularización ambiental, mantiene vivas y hondas sus raíces cristianas que la identifican, raíces profundamente eucarísticas y de gran sensibilidad mariana; son raíces que en su larga y luminosa historia han hecho de ella fundamento y cimiento de tantas gestas de nuestra Patria", defendió el cardenal administrador apostólico de Toledo.

Por ello, pidió a los fieles toledanos que "le queráis y le ayudéis, como me habéis querido a mí y me habéis ayudado tanto. A todos os digo que estéis muy unidos a él, porque es la garantía de que así estaréis unidos al Papa, a toda la Iglesia, y os mantendréis firmes en la fe, vuestra mejor herencia y vuestro mejor patrimonio, y en la Tradición de la católica que es certeza de fidelidad a esa fe que es nuestra mayor gloria".