Decenas de miles de fieles acompañan imagen de "Jesús del Gran Poder" en Quito

  • Quito, 10 abr (EFE).- Decenas de miles de personas se congregaron hoy en el centro colonial de Quito para acompañar en la procesión de Viernes Santo a la imagen de "Jesús del Gran Poder" y "La Virgen de los Dolores".

Quito, 10 abr (EFE).- Decenas de miles de personas se congregaron hoy en el centro colonial de Quito para acompañar en la procesión de Viernes Santo a la imagen de "Jesús del Gran Poder" y "La Virgen de los Dolores".

Las dos figuras abandonaron la Iglesia de San Francisco, precedidas de un desfile de "cucuruchos", "verónicas", "guardias romanos" y decenas de "cristos": personas que cargan pesadas cruces, como penitencia.

Unas 2.000 personas han participado en la procesión, la mayoría vestida con túnicas moradas, coronadas con cucuruchos para la cabeza, atavíos que sólo dejan asomar los ojos, los pies descalzos y el lazo que sujeta el cinto de los fieles.

Las "verónicas", también cubiertas sus rostros con túnicas lilas, mostraban cuadros, retratos y cruces pequeñas de Cristo crucificado.

Llamaban la atención los "cristos" con las cruces a cuestas, algunas de más de tres metros, por el rostro de los sufridos penitentes.

A diferencia de otros años, los franciscanos organizadores del desfile, impidieron en esta ocasión que niños, también vestidos de "cristos", llevaran las cruces sobre sus hombros.

El tradicional desfile religioso fue seguido por cientos de turistas extranjeros, deslumbrados por el colorido y la religiosidad de los quiteños, que por más de seis horas caminaron por las angostas calles del casco colonial de la capital ecuatoriana.

El momento principal del evento llegó a eso del mediodía, cuando salieron los carruajes con la escultura de "La Virgen de los Dolores" y de "Jesús del Gran Poder", que cierra el desfile.

Resguardadas por policías, los carruajes caminaban lentamente, por la aglomeración de los fieles, que intentaban tocar la alegoría para recibir la bendición.

La procesión, que empieza en la Iglesia de San Francisco, terminó en el mismo punto, con una misa campal organizada por la comunidad religiosa.

Similares celebraciones del Viernes Santo también se reprodujeron en otras ciudades ecuatorianas y una de las más importantes, por la cantidad de participantes, fue la procesión de "El Cristo del Consuelo", de la ciudad costera de Guayaquil.

En otras localidades, el realismo que asumen los fieles al recordar el Vía Crucis toma tintes dramáticos, pues algunas personas llegan incluso a flagelarse para purgar sus penas y emular a Cristo.

Sin embargo, la mayoría de los ecuatorianos aprovecha el festivo de Semana Santa para descansar y salir a sitios turísticos, sobre todo a las playas.

Además, para ellos, la celebración de la Semana Santa va acompañada de la "fanesca", un cocido elaborado con doce variedades de granos, leche, queso y bacalao seco, plato que se degusta en familia.