Shirin Ebadi dice que "el islam es compatible con los derechos humanos y democracia"

  • Sevilla, 18 feb (EFE).- La iraní Shirin Ebadi, Premio Nobel de la Paz en 2003, ha explicado hoy que sus retos actuales pasan por la erradicación de prejuicios como los que se han tenido en Occidente respecto al islam, una religión que ha asegurado es "compatible con los derechos humanos y la democracia".

Sevilla, 18 feb (EFE).- La iraní Shirin Ebadi, Premio Nobel de la Paz en 2003, ha explicado hoy que sus retos actuales pasan por la erradicación de prejuicios como los que se han tenido en Occidente respecto al islam, una religión que ha asegurado es "compatible con los derechos humanos y la democracia".

En declaraciones a los periodistas, la activista por los derechos humanos ha explicado hoy que tras recibir el Premio Nobel tuvo la sensación de que el mundo comenzaba a valorar las iniciativas y trabajos de las musulmanas en igualdad de género, y que en Occidente "por fin se había reconocido una interpretación diferente del islam a la antigua que me daba tanto miedo".

Ebadi ha asegurado que todas las opiniones son válidas porque "todos tenemos una parte de esa gran verdad absoluta", y ha lamentado tenerlo "complicado" cuando se encuentra con personas con prejuicios.

También ha criticado a aquellos que tienen intereses en las guerras en Oriente Medio y tratan de justificarlas sin pensar "en el valor de la vida de millones de inocentes, sólo en las ventas de sus armas y en hacerse cada día más ricos".

"Las personas que tratan de mostrar el islam como algo oscuro son en realidad los grandes aliados de los grupos radicales", y ha relatado cómo ambos se fortalecen y se apoyan.

Ebadi pronunciará mañana una conferencia en la Universidad de Sevilla con el título "La voz de los derechos humanos en Irán", y ha explicado cómo en Sevilla percibe la "interactuación de Oriente y Occidente", y que en un lugar así prefiere hablar de las cosas parecidas entre ambos como la música o la arquitectura.

La iraní también colaborará con la Universidad, de la que ha destacado sus programas sobre igualdad, y ha destacado que las universidades son los lugares donde hay que convencer a la gente de la importancia de los cambios sociales.

Acerca de las elecciones en Irán, que se celebrarán el 12 de junio, ha explicado que como activista de los derechos humanos no se ha propuesto tomar partido por ningún candidato ni hablar sobre éstos.

"En Irán las elecciones no son libres", y ha recordado cómo limitan la libertad del pueblo a elegir mediante la previa presentación de las candidaturas ante un consejo de guardia que las acepta o rechaza, y ella defiende "que la gente sea libre para elegir a las personas que crean que son adecuadas".