El Gobierno de El Salvador condecora al saliente arzobispo capitalino Fernando Sáenz Lacalle

  • San Salvador, 12 feb (EFE).- El Gobierno de El Salvador condecoró hoy al administrador apostólico de San Salvador, Fernando Sáenz Lacalle, por su labor de 14 años como arzobispo capitalino a dos días de que el cargo sea asumido por José Luis Escobar Alas.

El Gobierno de El Salvador condecora al saliente arzobispo capitalino Fernando Sáenz Lacalle

El Gobierno de El Salvador condecora al saliente arzobispo capitalino Fernando Sáenz Lacalle

San Salvador, 12 feb (EFE).- El Gobierno de El Salvador condecoró hoy al administrador apostólico de San Salvador, Fernando Sáenz Lacalle, por su labor de 14 años como arzobispo capitalino a dos días de que el cargo sea asumido por José Luis Escobar Alas.

El presidente de El Salvador, Elías Antonio Saca, impuso al religioso la orden José Matías Delgado en el grado de Gran Cruz Placa de Plata durante un acto realizado en la Casa Presidencial.

El reconocimiento es "la más alta distinción que nuestro país otorga a los ciudadanos que se han identificado profundamente con las necesidades de nuestra gente", dijo el mandatario.

Saca alabó el desempeño pastoral de Sáenz Lacalle, de origen español, y afirmó que la distinción fue entregada por "su servicio y virtudes excepcionales como persona y como servidor de la sociedad".

Por su parte, la Asamblea Legislativa le entregó ayer el título de "Hijo Meritísimo" de El Salvador.

Durante ese acto, el religioso pidió a los diputados que ratificaran una enmienda constitucional en la que el Estado reconoce al matrimonio únicamente como la unión entre un hombre y una mujer así nacidos.

La modificación, que intenta poner un candado legal para que en el futuro no puedan realizarse matrimonios entre homosexuales, fue hecha por la legislatura 2003-2006 y para que entre en vigor se necesita la ratificación de los diputados del actual periodo, que termina el 1 de mayo próximo.

Sáenz Lacalle, miembro del Opus Dei y quien asumió como arzobispo capitalino en abril de 1995, ha sido un férreo oponente del aborto y los anticonceptivos, así como defensor de la familia y los valores morales.

El religioso renunció al cargo de arzobispo en noviembre de 2007, al cumplir 75 años de edad por disposiciones de la Iglesia Católica, y desde el anuncio de su sucesor, en diciembre de 2008, asumió como administrador apostólico.