Los obispos gallegos consideran "esencial" la participación de los cristianos para "redescubrir el alma de Europa"

Reiteran el compromiso de la Iglesia con la integración europea y esperan que el PE respete la vida humana y los derechos sociales

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 13 (EUROPA PRESS)

Los obispos gallegos trasladaron hoy su adhesión a la Declaración de los Obispos de la Comisión Europea (Comece) en la que consideran "esencial" la participación de los cristianos en los comicios del 7 de junio para "redescubrir el alma de Europa".

Así, resaltan que "es vital para responder a las necesidades fundamentales de la persona humana y para el servicio del bien común", al tiempo que reiteran que la Iglesia católica "ha apoyado desde el principio" el proyecto de integración europea "y continúa apoyándolo hoy".

"Todo cristiano tiene, no solamente el derecho, sino también la responsabilidad de comprometerse activamente en este proyecto ejerciendo su derecho de voto", recalcan los obispos en el documento. "Los obispos de la Comece apoyamos y promovemos la Unión Europea como proyecto de esperanza para todos sus ciudadanos", reivindican.

Además, inciden en que "incluso en este tiempo de incertidumbres debidas a la crisis financiera y económica, la Unión Europea ha demostrado que es una casa segura que se esfuerza por preservar la estabilidad y la solidaridad entre sus miembros".

Así, consideran que en la actualidad la Unión Europea "tiene la capacidad y los medios para responder a los retos más urgentes y apremiantes". Por ello, llaman a la participación en la elección del Parlamento Europeo porque "todos los ciudadanos tienen la posibilidad de contribuir al desarrollo y a la mejora de la UE".

CONTRIBUCIONES

Los obispos señalan en el documento que los cristianos esperan que los miembros del Parlamento Europeo "contribuyan activamente" al respeto "de la vida humana de la concepción a la muerte neutral", como parte integrante de las legislaciones, programas y políticas de la UE en su conjunto; así como que apoyen a la familia "fundada sobre el matrimonio, entendido como la unión entre un hombre y una mujer, como unidad básica de la sociedad".

Asimismo, confían en que el PE promueva los derechos sociales de los trabajadores, procurándoles condiciones de trabajo "respetuosas de su salud, de su seguridad y a nivel mundial"; además de promover la justicia en la relación de la Unión Europea con los países en vías de desarrollo "mediante una asistencia financiera y unas relaciones innovadoras".

También esperan que demuestre la solidaridad "mediante la elaboración de políticas de ayuda para con los más débiles y más necesitados", en particular los discapacitados, los que demandan asilo y los inmigrantes, así como que proteja "la creación" a través de la "la lucha contra el cambio climático y animando a tener un estilo de vida basado en la moderación". Finalmente, abogan porque promueva la paz en el mundo mediante una política exterior de la UE "coordenada y coherente".