La Iglesia católica pide al Gobierno de Evo Morales respetar la religiosidad del pueblo

  • La Paz, 8 abr (EFE).- La Conferencia Episcopal de Bolivia (CEB) pidió hoy al Gobierno de Evo Morales que respete la religiosidad del pueblo boliviano y remarcó que no se puede prohibir la participación de los católicos en los actos de Semana Santa.

La Iglesia católica pide al Gobierno de Evo Morales respetar la religiosidad del pueblo

La Iglesia católica pide al Gobierno de Evo Morales respetar la religiosidad del pueblo

La Paz, 8 abr (EFE).- La Conferencia Episcopal de Bolivia (CEB) pidió hoy al Gobierno de Evo Morales que respete la religiosidad del pueblo boliviano y remarcó que no se puede prohibir la participación de los católicos en los actos de Semana Santa.

"Los que gobiernan deben tener en cuenta el sustrato católico que tiene el pueblo boliviano y la religiosidad que tiene la mayoría", afirmó el secretario general de la CEB, monseñor Jesús Juárez, en declaraciones a los medios, al señalar que más de un 95 por ciento de los ciudadanos del país declara su adhesión a esta confesión.

"Creo que sería muy oportuno que lo Gobiernos de turno tuvieran en cuenta esta realidad", dijo Juárez, quien insistió en que acudir a actos religiosos "no significa reconocer, ni identificarse con esa creencia, sino respetar el sentimiento religioso de muchas personas que se dicen católicas".

La nueva Constitución establece que Bolivia es un Estado aconfesional y no reconoce primacía de una religión sobre otra, como ocurría en la anterior Carta Magna, que consideraba como principal la fe católica.

"Sería muy importante que se diera realmente esa libertad para participar en los actos religiosos que nadie puede prohibir", apuntó el secretario general de la CEB.

Juárez defendió, además, que la Iglesia "siempre ha recordado que la actitud de toda autoridad a imagen de Jesús tiene que ser de servicio y entrega, en respeto y en dedicación promoviendo siempre el bienestar de todos".

Asimismo, alabó el gesto de Morales al declararse el pasado lunes admirador de Jesucristo porque luchó por los pobres y acudió a la catedral de La Paz, donde compró las tradicionales palmas del Domingo de Ramos y recibió la bendición de un sacerdote.

"Yo no puedo juzgar sobre la actitud de una persona, sobre todo en el campo religioso", apuntó el representante religioso, quien, sin embargo, planteó que el pueblo católico le agradecería "que hubiera asistido con la comunidad en alguna Iglesia católica a una eucaristía".

Esta Semana Santa, la primera en Bolivia con la nueva Carta Magna, se producirán algunos cambios simbólicos, como el hecho de que las Fuerzas Armadas no participarán en las celebraciones religiosas o que no se implantará como en años anteriores el auto de buen gobierno a nivel nacional.

La norma, que se determinaba tradicionalmente por esta festividad religiosa en Bolivia, ha sido decretada este año por algunos gobiernos locales y regionales, como el opositor del departamento oriental de Santa Cruz que prohíbe, el consumo y la expedición de alcohol y la celebración de fiestas o juegos de azar.