El Papa pide a los católicos de Jordania que mantengan su fe

AMÁN (Reuters) - El Papa Benedicto XVI pidió el domingo a la pequeña comunidad católica de Jordania que conserven su antigua fe y tradiciones en medio de las turbulencias en Oriente Próximo y que trabajen con otras religiones para enriquecer sus vidas diarias.

Los cristianos deberían mostrar amor y servir a otros para responder a las ideologías que justifican el llevarse vidas inocentes, dijo en un estadio de Amán al que asistieron 25.000 personas, la mayoría de Jordania, aunque algunas ondeaban banderas de Irak y de Líbano.

"La comunidad católica aquí ha sido tocada profundamente por las dificultades e incertidumbres que afectan a todas las personas en Oriente Próximo", dijo el Santo Padre a la multitud.

Las comunidades cristianas han visto menguar sus fieles drásticamente en las últimas décadas en Oriente Próximo, la cuna de la mayor religión del mundo, debido a que las guerras, la inestabilidad política y la pobreza han llevado a muchos a buscar una nueva vida en el extranjero.

La minoría cristiana de Jordania alcanza a unas 250.000 personas, de un total de 5,6 millones de habitantes, en su mayoría musulmanes. Con dos tercios de ortodoxos y un tercio de católicos, la comunidad se ha reducido a cerca de un 20 por ciento de su tamaño a pesar de que gozan de derechos legales y respaldo oficial.

"La fidelidad a sus raíces cristianas, fidelidad a la misión de la Iglesia en Tierra Santa, exige de cada uno de ustedes un tipo especial de valor", dijo el Sumo Pontífice en el tercer día de su peregrinación a Jordania, Israel y los territorios palestinos, que se extenderá desde el 8 al 15 de mayo.

Su Santidad visitará el domingo el sitio en el que se cree que Jesús fue bautizado. Arqueólogos jordanos han desenterrado ruinas de antiguas iglesias que fortalecen las afirmaciones sobre que este es el lugar real, en lugar de otra zona rival en la rivera occidental del río.

DANDO TESTIMONIO

El lunes, el Papa viajará a territorios israelíes y palestinos en la parte más delicada de su viaje, cuyo tema principal ha sido hasta ahora las relaciones entre cristianos y musulmanes.

En su principal discurso durante su paso por Jordania, el Santo Padre emitió el sábado un llamamiento para la comprensión entre cristianos y musulmanes, que fue recibido con agrado por sus anfitriones musulmanes.

El Papa Benedicto XVI dijo a los fieles cristianos que están llamados a ayudar "a las víctimas de la profunda tragedia humana" y "construir nuevos puentes para permitir un encuentro fructífero de pueblos de diferentes culturas y religiones".

El arzobispo Fouad Twal, patriarca latino de Jerusalén, dijo que casi 40.000 cristianos iraquíes se han refugiado en Jordania desde la invasión liderada por Estados Unidos en 2003.