El Papa pide rechazar la intolerancia y la discriminación de los inmigrantes

  • Ciudad del Vaticano, 9 mar (EFE).- El Papa realizó hoy su primera visita oficial a Roma, de la que es Obispo, durante la cual pidió a las autoridades que ante la crisis económica ayuden a las familias pobres "que no pueden pagar la vivienda" y rechazó "cualquier forma de intolerancia y discriminación" hacia los inmigrantes.

El Papa dice que el intento del hombre de eliminar a Dios ha fracasado

El Papa dice que el intento del hombre de eliminar a Dios ha fracasado

Ciudad del Vaticano, 9 mar (EFE).- El Papa realizó hoy su primera visita oficial a Roma, de la que es Obispo, durante la cual pidió a las autoridades que ante la crisis económica ayuden a las familias pobres "que no pueden pagar la vivienda" y rechazó "cualquier forma de intolerancia y discriminación" hacia los inmigrantes.

Once años después de la visita de Juan Pablo II, Benedicto XVI visitó hoy el Palacio Senatorio, en la colina del Campidoglio, sede del ayuntamiento de Roma, donde ante su alcalde, el derechista Gianni Alemanno, abogó para que la Ciudad Eterna "siga siendo faro de libertad, de civilización moral y de desarrollo sostenible, en el respeto de la dignidad de cada ser humano y de su fe religiosa".

El Papa alemán, que dijo sentirse "romano" por los numerosos años que vive en Roma y por ser su Obispo, manifestó que la capital italiana siempre ha sido una ciudad acogedora y que en ella, tras las transformaciones del mundo de las últimas décadas, viven también personas de otras culturas, naciones y religiones, "cuya integración muchas veces es difícil y compleja".

Tras precisar que los católicos siempre tutelarán los derechos fundamentales de las personas "dentro de la legalidad", el Pontífice se mostró convencido de que Roma "sabrá encontrar la fuerza para exigir a todos el respeto de las reglas de la convivencia civil y rechazar cualquier forma de intolerancia y discriminación".

Benedicto XVI afirmó que como Obispo de Roma no podía olvidar que en la Ciudad Eterna debido a la actual crisis económica aumenta el número de personas que han perdido el trabajo, están en condiciones precarias y no pueden hacer frente a los compromisos financieros adquiridos.

"Pienso en la compra o alquileres de las casas. Es necesario un esfuerzo entre las diferentes administraciones para ayudar a todos los que viven en la pobreza. La comunidad cristiana ya ayuda a esas personas a mantener un digno nivel de vida y está dispuesta a ayudar a las autoridades a lograr el bien común", dijo el Papa.

Como en los últimos tiempos se han registrado en Roma casos de violaciones de mujeres, robos y asesinatos que han desatado la preocupación de los ciudadanos, el Papa dijo que "son la señal de una auténtica pobreza espiritual que aflige al corazón del hombre contemporáneo".

Benedicto XVI manifestó que "en la era posmoderna" Roma tiene que recuperar su alma más profunda, sus raíces civiles y cristianas y promover un nuevo humanismo que tenga en el centro al hombre.

El Papa, que dijo que es un "anciano Pontífice que mira con confianza a los jóvenes y reza por ellos todos los días", aseguró que las familias y la juventud tendrá un futuro mejor en tanto en cuanto el individualismo ceda a la colaboración entre todos los sectores de la sociedad.

Tras pronunciar su discurso ante el Consejo Municipal de Roma, en la monumental Aula "Giulio Cesare", el Papa se asomó a la logia del Palacio Senatorio para saludar a los romanos, ante los que reiteró su preocupación por la situación "de no pocas familias y de no pocos jóvenes y adultos" que viven en situaciones precarias "e incluso dramáticas" y llamó a la solidaridad y el compromiso de todos los romanos.

Durante la visita el Papa se asomó -como manda la tradición para las visitas ilustres- al balcón del ayuntamiento que da a los Foros Romanos y fue descubierta una placa conmemorativa.

Aunque ha sido la primera vez que pisa el Ayuntamiento de la ciudad de la que es Obispo, desde que fue elegido Pontífice en 2005, ya recibió en varias ocasiones a los alcaldes que desde entonces se han sucedido, el progresista Walter Veltroni y ahora el conservador Gianni Alemanno.

Desde 1870 -tras la caída del poder temporal de la Iglesia- sólo tres papas han visitado el Campidoglio: Pablo VI el 16 de abril de 1966, Juan Pablo II el 15 de enero de 1998 y hoy Benedicto XVI.