Mensaje contundente del Papa al acabar su viaje por Tierra Santa

JERUSALEN (Reuters) - El Papa Benedicto XVI hizo el viernes una denuncia personal del Holocausto, prometiendo a los israelíes que la brutal exterminación de judíos por el "impío" régimen nazi jamás será olvidada ni negada.

Sus palabras parecían responder a la decepción expresada por algunos israelíes respecto a los comentarios que el pontífice realizó sobre la muerte de seis millones de judíos a manos de sus compatriotas alemanes.

Al poner fin a su peregrinación a Tierra Santa, donde el Papa, de 82 años, dijo haber obtenido "poderosas impresiones" de esperanza y tristeza, también hizo un llamamiento para la paz entre israelíes y palestinos, para que cada uno pueda vivir en su propio estado con seguridad y confianza.

"Una de las cosas más tristes que ví durante mi visita a estas tierras fue el muro", comentó acerca de la barrera que Israel construyó entre Jerusalén y Belén, la ciudad palestina donde la tradición cristiana dice que nació Jesús.

"Mientras pasaba junto a él, recé por un futuro en el cual los pueblos de Tierra Santa puedan vivir juntos en paz y armonía, sin la necesidad de tales instrumentos de seguridad y separación", dijo en el aeropuerto de Tel Aviv.

Su visita era aguardada con esperanza en Oriente Próximo, donde los esfuerzos de paz están estancados.

Sin embargo, el viaje estuvo en duda cuando las relaciones del Vaticano con Israel se tensaron por su decisión de readmitir en la Iglesia a un arzobispo que había negado el alcance del Holocausto.

Las esperanzas de una disculpa del Papa esta semana se vieron defraudadas. Los israelíes se sintieron decepcionados por el discurso que realizó Benedicto XVI en el memorial del Holocausto Yad Vashem, que calificaron de impersonal y mecánico.

Pero en su intervención del viernes, el líder religioso indicó que la reunión con los supervivientes del Holocausto en Jerusalén fue "uno de los momentos más solemnes" de su peregrinaje, que le recordó su visita al campo de concentración de Auschwitz, hace tres años.

La ideología nazi antisemita y de odio escribió un "estremecedor capítulo de la historia que nunca debe ser olvidado o negado", dijo, con un tono más contundente que el usado días antes.

UN ESTADO PARA LOS PALESTINOS

Antes de partir hacia Roma, el Papa volvió con su mensaje político, pidiendo la paz, el fin de la ocupación israelí de Cisjordania y dar a los palestinos su pripia tierra.

Este objetivo fue recalcado varias veces durante su visita de cinco días, consciente de que el nuevo Gobierno israelí ha negado hasta ahora respaldar la solución de dos estados deseada por Occidente.

Las relaciones entre judíos y cristianos han sido tensas durante la historia, dijo el Papa el viernes, pero son "ramas del mismo olivo, alimentadas por las mismas raíces y unidas en amor fraterno".

"Desaría poner énfasis en que vine a este país como amigo de los israelíes, al igual que soy amigo del pueblo palestino", dijo. "Ningún amigo puede no entristecerse por las continuas tensiones entre vuestros pueblos".

El primer ministro israeí, Simon Peres, dijo que la visita del Papa Benedicto XVI fue "una significativa contribución a las nuevas relaciones" entre el Vaticano e Israel y que sus discursos "llevaron un peso sustantivo".

Durante la misa final de su visita, el Sumo Pontífice entregó un mensaje de paz para la humanidad en la Iglesia del Santo Sepulcro en la vieja ciudad de Jerusalén, en donde los cristianos creen que Jesucristo fue crucificado, murió y luego resucitó.