Miles de personas asisten en el Vaticano a la Misa de Resurrección

  • Ciudad del Vaticano, 12 abr (EFE) - Varias decenas de miles de fieles asisten en la plaza de San Pedro del Vaticano a la Misa solemne del Domingo de Resurrección, que oficia el papa Benedicto XVI, tras la cual leerá el Mensaje Pascual e impartirá la bendición "Urbi et Orbi", a la ciudad de Roma y a todo el mundo.

Ciudad del Vaticano, 12 abr (EFE) - Varias decenas de miles de fieles asisten en la plaza de San Pedro del Vaticano a la Misa solemne del Domingo de Resurrección, que oficia el papa Benedicto XVI, tras la cual leerá el Mensaje Pascual e impartirá la bendición "Urbi et Orbi", a la ciudad de Roma y a todo el mundo.

Benedicto XVI, que el próximo día 16 cumplirá 82 años, llegó a la plaza caminando entre las gentes, que le aplaudieron y a muchos de los cuales bendijo personalmente.

La misa la concelebra con numerosos cardenales, obispos y sacerdotes y tras la misma pronunciará su Mensaje Pascual e impartirá la bendición "Urbi et Orbi" en 63 idiomas, entre ellos español y portugués.

Las lecturas y plegarias se harán en nueve idiomas, entre ellos español, portugués, árabe y hebreo.

Como ocurre desde el año 2000, cuando se recuperó una tradición perdida desde hacía 800 años, en el altar está colocado el icono del Santísimo Salvador conocido como "Acheropita" (que significa no pintado por manos humanas).

Se trata de una de las imágenes más veneradas de la cristiandad y que se conserva en la capilla del "Sancta Santorum" existente en el edificio anejo a la basílica de San Juan de Letrán, donde está la Escalera Santa que según la tradición subió Jesús durante su pasión.

Antes de comenzar la misa, el Papa se arrodilló y oró unos minutos antes el icono del Santísimo Salvador.

La plaza vaticana está adornada con miles de flores, en su mayoría amarillas y blancas, los colores del Vaticano. También han sido colocadas composiciones florales con claveles, lirios, flor del manzano y tulipanes, todas ellas procedentes, como ya es tradición, de Holanda.

El Mensaje Pascual pondrá fin a los ritos de la Semana Santa. De momento se desconoce si Benedicto XVI se tomará algunos días de descanso en la residencia papal de Castel Gandolfo.

La misa la celebra pocas horas después de que esta medianoche celebrara en la basílica de San Pedro la Vigilia Pascual, en la que dijo que el hombre actual vive desorientado, sin saber en que valores educar a los jóvenes y en la que pidió a Dios que no se apague su luz entre las confusiones de estos tiempos.

"Cuanta compasión debe sentir Cristo en nuestro tiempo por tantas grandilocuencias, tras las cuales se esconde en realidad una gran desorientación. ¿Dónde hemos de ir?, ¿cuáles son los valores sobre los cuales regularnos?, ¿cuáles son los valores en que podemos educar a los jóvenes, sin darles normas que tal vez no aguantan o exigirles algo que quizás no se le debe imponer?, se preguntó el Papa.

El anciano Pontífice agregó que Cristo es la luz y pidió que la llama que ha encendido en los hombres "no se apague entre las confusiones de estos tiempos, sino que sea cada vez más grande y luminosa".