Nueve de los presuntos terroristas de Bombay siguen sin ser enterrados cinco meses después de los ataques

NUEVA YORK, 18 (EUROPA PRESS)

Los cadáveres de nueve presuntos terroristas paquistaníes, todos ellos posibles implicados en la masacre del pasado mes de noviembre en Bombay que se cobraba la vida de más de 160 personas, permanecen todavía en una morgue de la ciudad india, cinco meses después del ataque, a la espera de que algún familiar o conocido se presente para reclamar sus cuerpos y también porque ningún funcionario musulmán ha aceptado enterrarles al considerarles traidores al Islam.

El enterramiento de los presuntos terroristas ha sido motivo de controversia entre grupos como el Consejo Musulmán Indio, que ha solicitado que los fallecidos no sean enterrados en un cementerio musulmán por considerar que han denigrado la religión que practicaban. Pero otros musulmanes defienden que cualquier devoto tiene derecho a un funeral, independientemente de sus crímenes.

Para el profesor de historia islámica de la universidad de Georgetown, el hecho de que los presuntos terroristas no hayan sido enterrados todavía "da a entender que actuaban tan en contra del Islam que ni siquiera pueden ser considerados como musulmanes, y por lo tanto se les juzga como no creyentes".

Otro aspecto sorprendente de esta polémica, según Voll, es que la comunidad india musulmana suele ser muy discreta y no se pronuncia en público sobre demasiadas cuestiones, ya que intentan evitar cualquier tipo de publicidad. "Pero en este caso concreto, han querido dejar muy claro que ellos no tienen nada que ver con los que se suponen son los terroristas de Bombay", afirma Voll.