La comunidad negra española reclama reconocimiento social y memoria histórica

  • Madrid, 11 abr (EFE).- La comunidad negra en España, que ronda el millón de personas, considera que ha llegado el momento de que haya un reconocimiento como minoría étnica que le dé visibilidad social y de que se recupere su memoria histórica para resarcir el agravio padecido durante tres siglos.

La comunidad negra española reclama reconocimiento social y memoria histórica

La comunidad negra española reclama reconocimiento social y memoria histórica

Madrid, 11 abr (EFE).- La comunidad negra en España, que ronda el millón de personas, considera que ha llegado el momento de que haya un reconocimiento como minoría étnica que le dé visibilidad social y de que se recupere su memoria histórica para resarcir el agravio padecido durante tres siglos.

La reivindicación de las asociaciones africanistas conecta con la iniciativa presentada por el PP en el Congreso a favor de que se reconozca como colectividad a los negros en España, así como su diversidad religiosa y cultural.

De aprobarse esta proposición no de ley, sería la primera ocasión que hay un reconocimiento institucional hacia los negros españoles, cuyo arraigo a partir de la colonización de América se ha renovado en los últimos años con la inmigración procedente de África.

"La hispanidad no se puede concebir al margen de los negros. Hay una deuda pendiente con nosotros", afirma a Efe Abuy Nfubea, presidente de la Federación Africanista.

Nfubea, nacido en Guinea Ecuatorial, aunque criado en España desde los seis años, considera que la democracia "ha excluido" a los negros al negarle memoria histórica y representatividad política y ciudadana.

"Queremos ser una minoría étnica, al igual que los judíos o los gitanos para tener presencia en las instituciones y ser visibles en la sociedad. Al negro se le ve siempre como alguien que viene en patera o vende música en la calle", explica Nfubea, quien confía en que el PSOE apoye la iniciativa del PP.

A su juicio, hay un problema social que se llama "racismo institucional", que se combatiría con medidas de discriminación positiva, "como con las mujeres y los gays".

El Alto Consejo de las Comunidades Negras, el otro gran colectivo negro, también ve prioritario una reparación social y una mayor notoriedad, antes de dar pasos más amplios como la de pedir al Estado que pida perdón por la esclavitud que hubo durante el Imperio español.

El portavoz del Alto Consejo, Domingo Edjang, admite a Efe que reclamar una disculpa institucional puede resultar "chocante", pero ayudaría a reparar moralmente una realidad histórica.

"Pedir perdón no es malo. Hubo algo que estuvo mal, pues reconozcámoslo. No estamos para recriminar a nadie nada, sino para contar la verdad. Se trata de revisar la historia desde un punto de vista positivo", razona Edjang.

Luis Alberto Alarcón, de Fundación Vida, defensora de la identidad "afroiberoamericana", abunda en que se sigue sin hacer justicia con su comunidad.

"España debe sentirse orgullosa de los negros y valorar su diversidad, pero hemos quedado como la parte oscura de la historia de España", opina Alarcón a Efe.

El 'efecto Barack Obama' que ha suscitado la llegada a la Casa Blanca del primer afroamericano es un acicate para la comunidad negra.

Domingo Edjang, español de ocho generaciones, cree que "se necesitaba un referente positivo, tanto para la población blanca, como para la negra".

"Es muy positivo y nos va a beneficiar, pero lo importante es que las instituciones españolas cambien de actitud", concluye Nfubea.

No hay unanimidad sobre cuántos negros, incluidos los mulatos, hay en España, si bien Edjang cree que la estimación ronda el millón, englobando a "todos los que residen legalmente", aunque la Federación Africanista llega a hablar de más de millón y medio.

La iniciativa del PP, redactada por el diputado por Sevilla Adolfo González, habla de erigir un monumento a las víctimas de la esclavitud y retirar de las calles de ciudades españoles los nombres de aquellos a quienes se liga con la trata de esclavos.

Las asociaciones africanistas meten en la lista a nombres tan familiares como Antonio López y López, primer Marqués de Comillas; el conquistador Vasco Núñez de Balboa o Bartolomé de las Casas. Carlos Pérez Gil