Evo Morales seguirá el ayuno hasta que se apruebe la ley

Evo Morales seguirá el ayuno hasta que se apruebe la ley

Evo Morales seguirá el ayuno hasta que se apruebe la ley

LA PAZ (Reuters) - El presidente de Bolivia, Evo Morales, dijo el viernes que no abandonará su huelga de hambre hasta que el Congreso, paralizado por la retirada de la mayor parte de la oposición, apruebe una polémica ley de transición que regulará las próximas elecciones generales y regionales.

El mandatario indígena, quien ayuna desde el jueves, hizo el anuncio poco antes de que líderes parlamentarios advirtieran que era muy difícil que el Congreso fuera reinstalado antes del lunes, entre otras causas por el asueto de la Semana Santa.

Morales dijo estar dispuesto a ayunar "por muchos días" y descartó de nuevo recurrir a un decreto para poner en marcha el proceso electoral, derivado de un reciente cambio constitucional y considerado clave para consolidar su "revolución" indigenista y socialista iniciada hace tres años.

"Personalmente es imposible levantar la huelga de hambre, primero que cumplan ellos (los legisladores opositores) la voluntad del pueblo", afirmó a reporteros que lo visitaron en un salón del Palacio de Gobierno, donde cumple el ayuno.

El líder cocalero dijo que tampoco abandonarán el ayuno los 15 dirigentes sociales que lo acompañan en el grupo principal de la protesta, pero pidió a los más de 1.000 activistas oficialistas y autoridades que se sumaron a la medida en todo el país que la suspendan hasta el próximo lunes.

El gobernante, quien acumula décadas de experiencia en protestas, respondió así a la exigencia opositora de que ponga fin al ayuno para restablecer el trámite de la ley electoral, que se inició el miércoles, al filo de un plazo fijado por la Constitución, en una sesión conjunta de diputados y senadores.

Según analistas, en las elecciones previstas para diciembre Morales podría ganar para ejercer un nuevo mandato quinquenal con gran fuerza legislativa, que le permitiría consolidar un proceso de nacionalización que ya incluyó la recuperación de campos de gas natural que abastecen a Argentina y Brasil.

El mandatario, estrecho aliado del venezolano Hugo Chávez, dijo que por la importancia del momento político boliviano suspendió una visita a Cuba anunciada para el jueves.

Desde La Habana, el convaleciente ex presidente Fidel Castro relató en una columna que llamó al menos seis veces al embajador cubano en La Paz para informarse sobre la votación en el Congreso y la situación de su aliado Morales.

"No es un partido del Clásico de pelota (béisbol), pero a pesar de eso hay que acostarse bastante tarde", dijo en el texto, fechado pasada la medianoche del jueves.

"No albergo la menor duda de que Evo saldrá victorioso", añadió en un artículo divulgado por la página web oficial cubadebate.cu.