Braulio Rodríguez destaca el saludo pascual de Jesús como un don para aquellos por los que "el Señor ofreció su sangre"

VALLADOLID, 10 (EUROPA PRESS)

El arzobispo de Valladolid, Braulio Rodríguez, en su Carta Pastoral de la semana, destacó el saludo pascual de Jesús en el que deseaba paz a los asistentes, después de resucitar, como un don "para todos aquellos por quienes el Señor ofreció hasta la última gota de su sangre".

En este sentido, Rodríguez aseguró que las primeras palabras de Jesús, 'la paz sea con vosotros', eran el saludo de la época, como el actual 'Shalom', aunque el arzobispo señaló que, en este caso, era una expresión que salía de la boca del "Resucitado" que, en la cruz, "por la muerte entró en la vida", según la Carta Pastoral recogida por Europa Press.

Por ello, Braulio Rodríguez destacó el papel de la Pascua de Resurrección porque es el día "en que todo ha renacido". "En la cruz se tocan y se separan dos mundos. Sólo transfigurado volvemos a hallar lo que, por la Pascua, ha pasado de una esfera a otra", añadió.

Asimismo, el arzobispo aclaró que "la fuente que alimenta la corriente de la paz" que la gente se desea con este saludo "mana en el paraíso, en la creación antes de aparecer el pecado". Sin embargo, Rodríguez se apenó porque el pecado "se introdujo en esta armoniosa trabazón y lo estropeó".

Además, Braulio Rodríguez señaló que, desde la antigua alianza, "Dios colocó en el corazón de los hombres" ese deseo de paz nunca conseguida y, de este modo, todas las imágenes que en el Antiguo Testamento "hablan de la paz y el bienestar" del pueblo de Israel.

Finalmente, el arzobispo comentó que el deseo de paz está dirigido a la "inmensa muchedumbre de hijos de la Iglesia" entre los que están los neófitos, los que "reciben el Espíritu Santo" en la unción de la Confirmación y quienes "pronto se sentarán en la Mesa de la Eucaristía por primera vez en su iniciación a la Misa Dominical".