El Obispo de Cádiz permite al joven transexual que sea padrino de bautismo

  • Tras la negativa del Obispado, la familia recogió más de 34.000 en la plataforma change.org y se negó a bautizar al niño.

  • Finalmente, el Obispado ha considerado que ser transexual no es obstáculo para ser padrino de un bautizo.

Alex Salinas junto a su pareja

Alex Salinas junto a su pareja

El Obispo de Cádiz y Ceuta ha anunciado que permitirá a Álex Salinas, un joven transexual de San Fernando (Cádiz), ser el padrino del bautizo su sobrino, según le ha anunciado el titular de la parroquia donde iba a tener lugar la ceremonia.

El párroco había indicado a Salinas que no podía ser padrino debido a su condición sexual. Según establecen las normas canónicas, para ser padrino de bautismo hay que llevar una vida congruente con las disposiciones de la Iglesia. Sin embargo, el Obispado ha considerado que ha sido un error porque ser transexual no es obstáculo para ser padrino de un bautizo eclesiástico.

“Estoy muy contento por lo que supone para mí pero, sobre todo, porque lo que vale para mí, vale para otros transexuales que somos católicos y queremos formar parte de la Iglesia”, ha explicado a EFE.

Salinas ha recibido el mensaje del párroco después de una intensa campaña en redes sociales e Internet. Incluso su hermana había anunciado la cancelación del bautizo hasta que el joven pudiese ser el padrino. La difusión de esta negativa propició una petición en la plataforma change.org para que el papa Francisco recibiese a Salinas y tratase con igualdad al colectivo de transexuales, reuniendo más de 34.000 firmas.

Según ha contado el futuro padrino, el párroco de San José Artesano de San Fernando (Cádiz) ha pedido a la familia que ponga fecha a esta celebración, que, en principio, se esperaba para el mes de septiembre.

Por su parte la diputada socialista Carla Antonelli, ha expresado su satisfacción por la decisión del Obispado y ha declarado que “es de sabios rectificar y la Iglesia ya ha tenido tiempo en 2000 años para aprender a hacerlo”.

No dejar a nadie fuera

“La Iglesia tampoco puede rechazar a nadie de esa manera porque no le sobran fieles y porque esa decisión no era digna de la palabra de Dios porque Jesucristo nunca concibió ese odio”, ha añadido.

Por otro lado, Antonelli ha confiado en que el caso de Álex Salinas sirva también para otros transexuales creyentes, ya que “se puede ser transexual y ser creyente, como se puede ser transexual y buena persona o mala persona”.