La Patrona de Canarias ya se encuentra en su basílica tras una noche de peregrinación

El prior de Candelaria pidió en la misa a la Virgen un "corazón grande donde todos, sean como sean, quepan y sean queridos como imagen de Dios"

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 23 (EUROPA PRESS)

A las 12.00, la imagen de la Patrona de Canarias, la Virgen de Candelaria, entraba en la basílica de la villa mariana (Tenerife) por la puerta de la plaza de la Fuente de los peregrinos, en medio de la emoción de los devotos que la habían acompañado desde La Laguna, o que se incorporaban a lo largo del recorrido que se prolongó durante la noche y la primera parte del día.

Pocos minutos después la Virgen, a hombros de los miembros la lagunera Cofradía del Rosario, era asomada a la plaza, donde el prior y delegado Episcopal de esta visita, Jesús Mendoza, presidía la Eucaristía.

En una "vibrante y breve" homilía -- según ha informado el Obispado de Tenerife--, siguiendo la 'Palabra de Dios' del día en que la iglesia celebra la Ascensión de Jesús a los cielos, preguntó a los presentes: "¿Qué hacen ahí mirando al cielo, por qué no miran a la tierra? ¿Qué hacen mirando los ojos cautivadores de María, si no miran la tierra; ¿qué hacemos mirando esta imagen que nos acercan a la propia María de Nazaret y que tantas lágrimas, oraciones, piropos han suscitado en estas jornadas, si no nos comprometemos con la tierra? ¿Qué hacemos de ese mensaje del Evangelio en se no ha dicho vayan al mundo entero, anuncien a Jesucristo vivo, ascendido al cielo...?"

Jesús Mendoza señaló que algunas de las noticias que nos acercan a desaparición de personas, violencia, muertes en nuestras playas de quienes soñaban con un mundo mejor, y demás nos indican que en la tierra hay cosas "salidas de sitio" y, por ello, "Dios y la Virgen no pueden estar contentos con estas cosas".

"Dios quiere --prosiguió-- un mundo más fraterno y solidario". Para el prior, el fruto de esta visita de la Virgen a La Laguna y su paso por tantos barrios y corazones, tiene que traducirse en una entrega mayor por construir una "mejor tierra". "La Virgen --dijo-- volvió a su casa, a la casa de todos, porque la Virgen es de todos y para todos".

Mendoza concluyó pidiendo para cada uno a la Virgen un "corazón grande donde todos, sean como sean, quepan y puedan ser acogidos y queridos como imagen de Dios".

"HAY VALORES; HAY FE"

Antes de comenzar la Misa, el alcalde de Candelaria, José Gumersindo García, daba la bienvenida a la Patrona con "enorme felicidad", señaló. Igualmente, la concejala lagunera, Julia Dorta, depositaba en el altar un Ramo de Flores, como gratitud por la estancia de Virgen en la ciudad de Aguere.

Al final de la Eucaristía, y antes de entrar definitivamente la imagen de la Virgen en la Basílica, Jesús Mendoza daba gracias a todas y todos, "sobre todo a los pueblos que acogieron y despidieron a la Patrona". Otro tanto hacía con instituciones, organismos, empresas, voluntarios, miembros de entidades de la Iglesia, entre otros.

"Gracias espacialísimas --concluyó-- a todos ustedes y , sobre todo, a Padre Dios y a María de Candelaria. Hay valores; hay fe, es lo que hemos visto y comprobado en estos días".