Morales celebra el rito andino de la "ch'alla" para bendecir el Palacio Gobierno

  • La Paz, 20 feb (EFE).- El presidente Evo Morales celebró hoy el rito andino de la "ch'alla" en la sede del Palacio de Gobierno para bendecir su "lugar de trabajo" como manda la tradición en Bolivia en el viernes de carnaval.

Morales celebra el rito andino de la "ch'alla" para bendecir el Palacio Gobierno

Morales celebra el rito andino de la "ch'alla" para bendecir el Palacio Gobierno

La Paz, 20 feb (EFE).- El presidente Evo Morales celebró hoy el rito andino de la "ch'alla" en la sede del Palacio de Gobierno para bendecir su "lugar de trabajo" como manda la tradición en Bolivia en el viernes de carnaval.

Morales explicó que el rito obedece a que desde su niñez le enseñaron que el viernes de carnaval se hace "ch'alla" al lugar del trabajo como ofrenda a la Pachamama -la madre tierra-, según una tradición de la cultura aimara, etnia a la que pertenece.

"Este rito a nuestra madre tierra, a la plaza Murillo, al Parlamento y especialmente a la casa del pueblo que es el Palacio (es) para que toda esta nueva gestión (la Pachamama) nos proteja, nos cuide junto al pueblo boliviano", dijo.

"La Plaza Murillo está en territorio aimara, el palacio está en territorio aimara, tenemos la obligación de hacer este brindis a la madre tierra", agregó el mandatario durante un breve discurso.

El presidente además recordó que en sus tiempos de juventud, cuando se ganaba la vida como trompetista en la ciudad de Oruro, llegó a participar en la ch'alla de una fábrica de galletas en un viernes de carnaval.

Por su parte, el ministro de Culturas, Pablo Groux, explicó que el acto de hoy se celebra "bajo el principio general de rendir homenaje a la Pachamama", además de "hacer un resumen de lo que significa la diversidad cultural en Bolivia".

Poco después del ritual, en el que se quemó alcohol e incienso en ofrenda a la madre tierra, las puertas del Palacio se convirtieron en un auténtico baile de carnaval.

A la fiesta pronto se unieron ministros, el alto mando militar y varios miembros del cuerpo diplomático acreditado en La Paz, que bailaron con entusiasmo ante la mirada perpleja de los centenares de curiosos que se habían congregado en la plaza de armas.

Todo al son de la estridente banda de la "Súper central de Oruro", que con sus repetitivas melodías y sus tambores casi logró que temblaran los cimientos de la plaza de armas paceña.

Tras los orureños, irrumpió el ritmo de la saya de los afrobolivianos de las tierras tropicales del norte de La Paz, quienes hicieron que la fiesta se desatara por completo entre los políticos.

Para entonces, en el entorno del presidente ya era una guerra abierta de espuma, primero desatada por el portavoz de Morales, Iván Canelas, y con la ministra de Justicia, Celima Torrico, como una de las más activas en el juego.

Las víctimas preferidas de Canelas parecían ser los periodistas, pero también el viceministro de Coordinación con los Movimientos Sociales, Sacha Llorenti, quien por momentos estuvo completamente cubierto de espuma blanca.

También el propio presidente boliviano se dedicó a jugar a lanzar espuma a quienes se habían congregado junto a él, y al igual que su portavoz, sus favoritos parecían los propios periodistas.

Los miembros del Gobierno no hacían más que seguir una de las más extendidas formas de celebrar el carnaval en Bolivia: jugar a mojarse con espuma y con globos de agua.

No obstante, este año la Alcaldía de La Paz ha decretado la prohibición de lanzar globos de agua, debido, fundamentalmente, a la sequía que vive el occidente del país.