Cerca de 1.900 turbos se acreditan para la procesión "Camino del Calvario" de Cuenca

CUENCA, 9 (EUROPA PRESS)

El miembro de la Junta Regidora del Grupo Turbas de Cuenca, Carlos García Campos, señaló hoy que entre 1.800 y 1.900 turbos se han acreditado para participar en la procesión "Camino del Calvario" de este 2009, que las previsiones meteorológicas están llenando de incertidumbre. García aseguró que se van a tomar las medidas necesarias para que el desfile procesional salga tan bien, por lo menos, como el año pasado.

Por ejemplo, de nuevo los clarines se mantendrán entre el guión del Jesús del Salvador y el cordón de seguridad, porque según indicó García así se avanza con mayor fluidez, y los clarines se encuentran más cerca del paso, para tocarle "a la que mueve". Un año más, el Grupo Turbas espera que "cada turbo sea su propio capataz, y cuide de una procesión que es de todos"; sin embargo, seguirán colaborando con los diseños marcados por la Junta de Seguridad.

En declaraciones a Europa Press, García afirmó que, aunque se hayan acreditado cerca de dos mil turbos, la participación final dependerá en buena parte del tiempo. Es el primer año en que, si las predicciones marcan un riesgo de lluvia superior al 50 por ciento, la procesión se suspenderá.

Como explicó García "dependerá del riesgo de lluvia entre las 5 y las 9 de la mañana, que es cuando no se podrían resguardar las imágenes. Si es después, se podría bajar al Salvador por la calle del Peso, como se hizo hace dos años, pero habrá que estar pendientes de la predicción para esas horas".

Las previsiones de momento no son nada halagüeñas, si no para "Camino del Calvario" sí para "En el Calvario", porque el riesgo de precipitaciones empieza a superar el 50 por ciento en Cuenca a partir del mediodía, cuando parte desde San Esteban, la segunda procesión del Viernes Santo conquense.

El jefe del dispositivo de Protección Civil, Pablo Muñoz, advirtió en cualquier caso de que el frente frío que entra hoy en la Península, llegará a primera hora de mañana a Cuenca, por lo que será un día muy complicado. Muñoz manifestó que se trata de "un escenario poco acorde para nuestras procesiones", porque se trata de un frente que descargará agua, o incluso nieve por la tarde por encima de 1.000 metros, según las previsiones.

SEGURIDAD

El dispositivo de seguridad y limpieza para la madrugada del Viernes Santo en Cuenca supera las 500 personas, como recordó a Europa Press el concejal de Protección Ciudadana, Miguel Ortiz, quien espera una procesión tan espectacular como la de 2008.

Ortiz advirtió de que la ciudad estará, un año más, repleta de gente por lo que ha sido necesario tomar las medidas habituales, y algunas nuevas. Se cortará el acceso por la carretera de Tragacete, así como varias calles de Cuenca. Se han señalizado los aparcamientos y los campings de la capital, y se intenta evitar que los visitantes que se alojan en estas zonas de acampada cojan el coche, mediante el refuerzo del servicio de autobuses.

Ortiz señaló que esta noche culmina un período de esfuerzo muy intenso, y espera que el tiempo permita brillar a la procesión como el año pasado.