El alcalde de Cuenca dice que la suspensión del "Camino del Calvario" se debió al comportamiento de algunos 'tubos'

CUENCA, 14 (EUROPA PRESS)

El alcalde de Cuenca, Francisco Pulido, afirmó hoy que el protocolo que obligó a suspender el "Camino del Calvario" no sería necesario si un grupo reducido de 'tubos' "tuviera un comportamiento adecuado cuando hay que modificar la procesión a causa de la lluvia".

En rueda de prensa, consideró que el protocolo establecido por la Junta de Cofradías es "la medida menos mala" de las que se podían imponer, y añadió que no hay que olvidar las situaciones vividas anteriormente.

En este sentido, señaló que esta norma nace como consecuencia de los disturbios generados en dos ocasiones en años anteriores y recordó que es la única procesión que tiene este protocolo, por lo que lamentó que paguen justos por pecadores "a causa de un pequeño grupo que no se comporta como debe cuando ha habido que hacer cambios por la lluvia".

"El mal comportamiento de un grupo de 'tubos' origina que se tomen una serie de medidas que a la larga no nos gustan, pero que hay que tomar. Si los 'tubos', y hablo de un grupo reducido, tuvieran un comportamiento adecuado, de tal forma que entendieran perfectamente que se tiene que suspender la procesión o llevar los pasos a una iglesia, Camino del Calvario y las Turbas saldrían aunque amenazara lluvia", argumentó.

Sobre el protocolo, Pulido señaló que habrá que hacer una reflexión, y se puso a disposición de la Junta de Cofradías para todo lo que sea necesario. En la madrugada del Viernes Santo, el primer edil ya mostró su decepción por la suspensión del desfile como alcalde, como conquense y como hermano de "Nuestro Padre Jesús Nazareno de El Salvador".

El alcalde también rechazó que la suspensión de las Turbas sea la responsable del descenso del turismo, y apuntó que "si vamos a buscar una cabeza de turco, es fácil echarle la culpa a que no haya salido la procesión, pero no creo que sea así".

Finalmente, indicó que "no sé que valoración estaríamos haciendo aquí hace cuatro o cinco años, cuando a causa de la lluvia hubo que encerrar la procesión en San Esteban y salimos en todos los medios de comunicación nacionales a causa de los disturbios. ¿Aquello no fue malo para el turismo?", concluyó.