El arzobispo de Lima dice que el Museo de la Memoria no ayuda a la reconciliación

  • Lima, 7 mar (EFE).- El arzobispo de Lima, Juan Luis Cipriani, afirmó hoy que el Museo de la Memoria, ofrecido en donación por Alemania y rechazado por el Gobierno peruano, "no es cristiano" ni ayudará a la reconciliación en Perú, después de los años de violencia terrorista que azotaron el país.

El arzobispo de Lima dice que el Museo de la Memoria no ayuda a la reconciliación

El arzobispo de Lima dice que el Museo de la Memoria no ayuda a la reconciliación

Lima, 7 mar (EFE).- El arzobispo de Lima, Juan Luis Cipriani, afirmó hoy que el Museo de la Memoria, ofrecido en donación por Alemania y rechazado por el Gobierno peruano, "no es cristiano" ni ayudará a la reconciliación en Perú, después de los años de violencia terrorista que azotaron el país.

En declaraciones durante el programa semanal que tiene en Radio Programas del Perú, Cipriani dijo: "Nos hemos pasado un poco de la raya en que este intento de una versión de los hechos, de unos años, sea el museo de la historia".

"No es cristiano, ahí no veo mucha reconciliación y tampoco ayuda a que el Perú entienda mejor su vida", agregó el cardenal peruano.

El Museo de la Memoria plantea hacer permanente una muestra fotográfica, promovida por la Comisión de la Verdad y Reconciliación, sobre las víctimas que dejó el accionar terrorista de Sendero Luminoso y el Movimiento Revolucionario Tupac Amaru, así como algunos sucesos atribuidos a las fuerzas del orden entre 1980 y 2000.

Cipriani criticó la donación alemana de dos millones de dólares, rechazada por el Gobierno de Alan García, para la construcción del museo al considerarla una injerencia política.

"La identidad de los peruanos es sumamente sagrada como para que un grupo, unos años, un partido o un país pretenda decirnos que 'el Perú es así'", agregó.

"El Perú es muy grande, su gente maravillosa, tenemos defectos, pero no podemos simplificarlos al servicio de una ideología", señaló Cipriani.

El cardenal peruano fue precisamente arzobispo de la ciudad de Ayacucho, donde Sendero Luminoso desató su "guerra popular" en 1980, durante los años de la peor violencia terrorista, pero es acusado por sectores afines a la defensa de los derechos humanos de haber guardado silencio sobre los excesos de las Fuerzas Armadas.

La polémica en torno al referido museo saltó la semana pasada en Perú cuando se dio a conocer que el Gobierno del país andino no había aceptado una donación por parte de Alemania de dos millones de dólares para la construcción y mantenimiento de un Museo de la Memoria, en recuerdo de la época de violencia terrorista de Perú.

Incluso circula en Lima una recogida de firmas apoyada por varios intelectuales, sociólogos y artistas -entre ellos Mario Vargas Llosa, el pintor Fernando de Szyszlo y el teólogo Gustavo Gutiérrez- en el que se denuncia el rechazo del Gobierno peruano.

La defensora del Pueblo de Perú, Beatriz Merino, instó al Gobierno a "reconsiderar su decisión y aceptar la donación del generoso pueblo alemán", tras citar el caso del Museo de la Memoria del Holocausto en Israel, que recibió el premio Príncipe de Asturias.

Por su parte, el ex presidente de la Comisión para la Verdad y la Reconciliación (CVR) Salomón Lerner afirmó que rechazar la propuesta alemana es "un desacierto monumental" y un "gesto de menosprecio a la memoria" que "no habla muy bien" de las autoridades peruanas.

En tanto, el primer ministro peruano, Yehude Simon, afirmó que el Ejecutivo no rechaza la donación alemana, sino el proyecto de un Museo de la Memoria, y señaló que ese dinero podría destinarse directamente a las víctimas del conflicto interno.