El Cautivo de Melilla liberará a un cristiano en una procesión que por primera vez portan subsaharianos

MELILLA, 8 (EUROPA PRESS)

La Cofradía del Cautivo, que este Jueves Santo procesionará por primera vez por Melilla con quince inmigrantes de origen subsahariano e hindú como portadores, liberará mañana un preso de origen cristiano, según informaron a Europa Press fuentes de la entidad.

Desde que se reinstauró en 1999 esta tradición, que se efectuó en 1950, son ya ocho, cuatro cristianos y otros tantos musulmanes, de ellos dos mujeres, "los liberados por Jesús Cautivo de Medinaceli, con motivo de la estación de penitencia que la cofradía realiza el Jueves Santo".

La identidad del recluso del Centro Penitenciario de Melilla que mañana recibirá el tercer grado y los motivos por los que está encarcelado, no han sido desvelados.

Según un miembro de la Plataforma pro Liberación del preso Jesús Cautivo de Medinaceli, "los ocho se han reintegrado a la sociedad con plena satisfacción, han rehecho sus vidas y deseamos que el liberado este año corra la misma suerte".

La liberación de 2009 será aún más especial si cabe porque la misma coincidirá con la integración de inmigrantes de origen subsahariano e hindú en la cofradía y que se encuentran en Melilla en situación de irregularidad.

Un grupo de 30 inmigrantes católicos de países subsaharianos e de religión hindú de la India acogidos en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) participarán en la Semana Santa de Melilla gracias a la iniciativa de la Cofradía.

Según informaron fuentes de la entidad, este Jueves Santo participarán 15 'sin papeles' en la procesión que protagonizarán la Cofradía del Cautivo y la Virgen del Rocío, y el domingo 12 de abril otros 15 en el 'Encuentro' entre la Virgen del Rocío y el Cristo del Resucitado. Cuatro mujeres de origen subsahariano irán como penitentes.

Los inmigrantes proceden de distintos países, entre ellos de Uganda, Nigeria o Kenia, del África subsahariana, y de la India, todos ellos en situación de ilegalidad en España, a la espera de su regularización documental tras su llegada a la ciudad española del Norte de África de forma irregular.

Los costaleros y portadores, que darán una nota de eclecticismo a la Semana Santa en Melilla, llevan desde hace unas semanas realizando ensayos antes de que se conviertan en los protagonistas de una fiesta que en la ciudad autónoma es seguida fervorosamente por la población católica, en una localidad donde conviven con musulmanes, judíos e hindúes.