El constructor apostado frente a la casa de otro en Santa Cruz de Retamar (Toledo) abandona la furgoneta y vuelve a casa

Mientras Julio asegura que la deuda es de 135.000 euros, el dueño de Consejo S.L. sólo admite deberle 51.400 euros TOLEDO, 12 (EUROPA PRESS) Julio Rodríguez, el constructor que, acompañado por dos de sus empleados, ha permanecido 16 días apostado en una furgoneta en frente de la casa del dueño de la constructora Consejo S.L. en Santa Cruz de Retamar (Toledo), para reclamarle 135.000 euros que le debe por realizar diversos trabajos de construcción, abandonó ayer su puesto y volvió a su casa, en la localidad de Villafranca de los Caballeros. Las razones que esgrimió Julio Rodríguez, en declaraciones a Europa Press, fueron dos; por una parte, porque su madre "está empezando a enfermar de las preocupaciones", y por otra, explicó que tuvo que visitar una posible construcción en Alicante, "que al final no ha salido, porque no tengo capital". De este modo, Julio Rodríguez también explicó que permanecer en la furgoneta es "absurdo" si el presunto moroso "no está dispuesto a pagarme todo lo que me debe", por lo que señaló que posiblemente mañana retire los vehículos que permanecen apostados frente a la puerta del constructor, Jesús C.M. Explicó que las cosas no sólo no se están arreglando, sino que "están yendo a peor, porque los familiares y amigos nos dejan dinero para soportar esta situación, y poco a poco la pelota --refiriéndose a los préstamos-- se está engordando". Julio Rodríguez relató que la empresa de su mujer Cladrisan S.L y la empresa Consejo S.L. de Santa Cruz de Retamar llevaban trabajando juntos durante seis años "sin ningún problema" hasta que en julio del año pasado, el dueño de Consejo S.L. que responde a las siglas de J.C.M. empezó "a no pagar, dejando a 42 personas en la calle". Mientras tanto, la esposa de Julio y sus dos hijas gemelas se encuentran viviendo en casa de los padres de éste porque el banco les ha embargado la casa donde vivían por impago, y "lo más triste es que dentro de poco" también el banco va a embargar la casa de sus padres "una nave y unas tierras familiares" que en su momento le avaló la comprar de su vivienda. Mientras Julio asegura que el constructor le debe un total de 135.000 euros en pagarés, "más una serie de facturas que puedo acreditar públicamente, porque conservo todos los correos electrónicos que le envié con las mismas", Jesús C.M., el constructor de Santa Cruz de Retamar, afirmó, en declaraciones a Europa Press, que lo único que admite deberle son 51.400 euros, de diversos pagarés del banco. Respecto a las facturas, el dueño de Consejo S.L. explicó que ya se está llevando a cabo un proceso de peritaciones judiciales, porque son "trabajos mal hechos" que no debería de pagar. Las razones que Jesús alega para no pagar a Julio son que él tampoco ha cobrado aún los más de 551.000 euros que le deben, "y él lo sabe, porque hemos tenido reuniones y se lo he dicho mil veces, que no puedo pagarle", pero a Julio no le importa porque su situación es "insostenible". "Mientras yo estoy en la calle pasando frío y hambre, el está a gusto en su casa", aseveró Julio. Finalmente, Jesús, quien insistió en remitirse a los Juzgados para arreglar esta situación "insostenible" para su familia, aseguró que se siente acosado por Julio, ya que su familia no puede salir de casa y que además, le ha pagado la mayoría de la deuda que contrae con él pese al resultado deficiente de los trabajos realizados por la empresa Cladrisan S.L.