El riesgo de precipitaciones obliga a suspender la procesión de las Turbas, la más emblemática de Cuenca

CUENCA, 10 (EUROPA PRESS)

Los representantes de las hermandades, de la Junta de Cofradías y de las fuerzas de Seguridad decidieron anoche suspender la procesión más emblemática de la Semana Santa de Cuenca, la del Camino del Calvario o de Las Turbas, por la alta probabilidad de lluvias, tal y como marcaba el protocolo de 2009.

A las 5.15 horas el presidente ejecutivo de la procesión, Miguel Ortí, anunció que "desgraciadamente, y con gran dolor de nuestro corazón, tenemos que suspender la procesión debido a inclemencias meteorológicas; hay previsión de fuerte lluvia a partir de hora y media".

Así, se ha aplicado el nuevo protocolo de lluvias que tenía este 2009 Camino del Calvario. Un protocolo suscrito el pasado mes de mayo y en el que se establecía que la procesión se suspendería si la probabilidad de lluvias superaba el 50 por ciento entre las seis y las nueve de la mañana.

Según fuentes de la Junta de Cofradías y de las Hermandades participantes, la probabilidad de lluvia rondaba el 85 por ciento a partir de las siete de la mañana, por lo que las imágenes se han quedado en la iglesia del Salvador.

Los 3.000 turbos que esperaban a las puertas de la parroquia han lamentado la suspensión del desfile teniendo en cuenta que en esos momentos, no llovía en la capital. De hecho, finalmente no ha llovido a las horas que estaba previsto.

En cualquier caso, los representantes de la Junta de Cofradías de Cuenca, la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno de El Salvador, la Hermandad de San Juan Apóstol Evangelista, la Hermandad Nuestra Señora de la Soledad de San Agustín, el Grupo Turbas y las fuerzas de Seguridad, tanto públicas como privadas, consideraron que no debían arriesgarse a que la procesión saliera a la calle y la lluvia les sorprendiera en algún punto del desfile donde no pudieran resguardarse.

El presidente de la Junta de Cofradías, Jorge Sánchez Albendea, afirmó que ha sido una decisión muy "difícil" y que han preferido "no correr un riesgo que tal vez sería innecesario; de verdad que es muy difícil, muy difícil suspender una procesión así, pero creo que se ha obrado en consecuencia con lo que se había estudiado y trabajado a lo largo del año", concluyó.

Según representantes de las Hermandades de la procesión Camino del Calvario, es la primera vez que las imágenes no llegan a salir a la calle. En cualquier caso, los antecedentes de lluvia en esta procesión se remontan a 2002 y 2007 cuando se produjeron importantes disturbios en el transcurso del desfile.