La alcaldesa se convierte en la primera mujer que pregona las procesiones de Cartagena

CARTAGENA (MURCIA), 3 (EUROPA PRESS)

La alcaldesa, Pilar Barreiro, se convirtió hoy en la primera mujer que pregona las procesiones de Semana Santa cartageneras. En su discurso, la primera edil reconoció su conocimiento tardío de los desfiles pasionales, ya que ella no es natural de la ciudad, y ha tenido palabras de recuerdo para su suegro, el que fuera hermano mayor marrajo, José de Lara.

El contacto de Barreiro con la Semana Santa de Cartagena con el devenir del tiempo ha ido creciendo hasta alcanzar su condición de alcaldesa, desde la que pudo experimentar otra visión de los desfiles durante más de 13 años.

La alcaldesa centró su intervención en esa perspectiva, la del trabajo del Ayuntamiento de Cartagena para hacer realidad, junto con el tesón de las cofradías, el "milagro de las procesiones", según informaron en un comunicado fuentes municipales.

Numeroso público llenó las localidades del Nuevo Teatro Circo, donde tuvo lugar el pregón. El acto estuvo presidido por el jefe del Ejecutivo regional, Ramón Luis Valcárcel, quien ejerció de mantenedor.

Las palabras de la alcaldesa estuvieron precedidas por las del vicepresidente de la Junta de Cofradías, Tomás Martínez Pagán, que hizo una semblanza de la pregonera y de la nazarena, Margarita Balibrea Aguado.

Tomás Martínez aprovechó la ocasión para entregar el obispo de Cartagena y electo de Alcalá de Henares, Juan Antonio Reig Plá, que hoy asistió por última vez al pregón, una placa de reconocimiento y agradecimiento por parte de la Junta de Cofradías.

Por su parte, Margarita Balibrea, repasó en su intervención sus vivencias en el momento que le fue comunicado su nombramiento y reivindicó la Semana Santa como un tiempo de oración y de manifestación de la fe religiosa.

ENTREGA DE LA ONZA DE ORO

El pregón culminó la jornada matutina del día grande de Cartagena, festividad de la Virgen de la Caridad, que inició de madrugada con la salida del Vía Crucis Penitencial del Cristo del Socorro y que continuó con la Ofrenda de la Onza de Oro, a la que acudió la Corporación Municipal al completo en solemne comitiva.

Durante la misa en la iglesia de la Caridad, la alcaldesa entregó la Onza de Oro a la patrona, que simboliza la ayuda económica municipal para los enfermos pobres del Santo y Real Hospital de Caridad, y que en esta ocasión fue de 32.000 euros.