La procesión de las Turbas de Cuenca, pendiente del pronóstico meteorológico

CUENCA, 8 (EUROPA PRESS)

La procesión más emblemática de la Semana Santa de Cuenca, la del "Camino del Calvario" o de Las Turbas, partirá a las cinco y media de la madrugada del Viernes Santo si las predicciones meteorológicas no disponen lo contrario. Y es que el desfile procesional estrena protocolo en este 2009, y se podría suspender si una hora antes de su partida, el riesgo de precipitaciones marcado por la Agencia Estatal de Meteorología supera el 50 por ciento.

Así lo decidió la Junta Local de Protección de la Semana Santa, que durante toda la noche del Jueves Santo estará pendiente de las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología, y una hora antes, en torno a las cuatro y media, se decidirá o no si sale la procesión.

En caso de que se dé esta circunstancia, el presidente ejecutivo de la procesión será el encargado de comunicarlo a las Hermandades y al Grupo Turbas. Es una medida que se aplicará sólo a la procesión de la madrugada del Viernes Santo, mientras que el resto de desfiles seguirán el protocolo habitual.

En caso de que las predicciones meteorológicas respeten el desfile procesional, las puertas de la iglesia de El Salvador se abrirán, respondiendo a los golpes de la Turba, a las cinco y media de la madrugada. Los tambores y clarines de los turbos recibirán al "Jesús de las Seis", nombre con el que popularmente se conoce al paso de Nuestro Padre Jesús Nazareno de El Salvador.

Precedida por la Turba, la procesión seguirá su recorrido habitual por la Puerta de Valencia, la calle de las Torres, Aguirre, Carretería y Calderón de la Barca, para iniciar el ascenso a la Plaza Mayor por el Puente de la Trinidad y la calle Palafox en torno a las ocho de la mañana. Tras el "Jesús de las Seis", marchan otros dos pasos obra del escultor Luis Marco Pérez: "Jesús y la Verónica" y "San Juan Apóstol", seguidos de "El Encuentro" y la "Soledad de San Agustín", que cierra el desfile y ante la que hasta la Turba guarda silencio.

La procesión desciende por la calle Alfonso VIII, y ante la iglesia de San Felipe se le canta el Miserere a las imágenes, excepto a la Soledad de San Agustín, a la que se interpreta el "Stabat Mater". El desfile se recogerá en la iglesia de El Salvador sobre las 12.30, hora a la que se iniciará, desde San Esteban, la segunda procesión del Viernes Santo de Cuenca: "En el Calvario".