La Semana Santa de Zamora llega a su punto álgido con el canto del Miserere

  • Zamora, 10 abr (EFE).- El desfile procesional de la Penitente Hermandad de Jesús Yacente ha llevado anoche a la Semana Santa de Zamora a su punto álgido con el canto del Miserere, entonado por los cofrades en la Plaza de Viriato, ante cientos de personas que han aguantado bajo la persistente lluvia.

La Semana Santa de Zamora llega a su punto álgido con el canto del Miserere

La Semana Santa de Zamora llega a su punto álgido con el canto del Miserere

Zamora, 10 abr (EFE).- El desfile procesional de la Penitente Hermandad de Jesús Yacente ha llevado anoche a la Semana Santa de Zamora a su punto álgido con el canto del Miserere, entonado por los cofrades en la Plaza de Viriato, ante cientos de personas que han aguantado bajo la persistente lluvia.

Unos novecientos cofrades salieron, como cada noche de Jueves Santo, sobre las 23.00 horas en desfile procesional desde la iglesia Santa María La Nueva acompañando a la única imagen de esta cofradía, el Cristo Yacente, por el casco histórico de Zamora, cuya Semana Santa está declarada de interés turístico internacional.

Los cofrades de la Hermandad de Jesús Yacente salen en procesión ataviados con caperuza y túnica de estameña blanca rematada con puños ribeteados de morado y un fajín del mismo color, y portando un largo hachón de madera negra con una cazoleta de metal y una vela de cera roja, única iluminación en las calles por las que transcurre la procesión.

La llegada de la procesión a la Plaza de Viriato era esperada por cientos de personas que aguardaban uno de los momentos más solemnes de la Semana Santa de Zamora, bajo una lluvia que obligó a cubrir con un plástico el paso de Jesús Yacente.

Con la única iluminación de las velas de los hermanos, la imagen de Jesús Yacente realizó el tradicional recorrido a la plaza durante el canto del Miserere, obra creada por el Padre Alcocer en 1952, ante el riguroso silencio y recogimiento de los asistentes.

Después, la Hermandad retomó el viaje de regreso hasta la Plaza de Santa María La Nueva, donde finaliza la procesión.

La Penitente Hermandad de Jesús Yacente se fundó el 15 de mayo de 1941, tras el descubrimiento de la imagen del Cristo Yacente olvidada y oculta en la Iglesia de la Concepción, que actualmente es la Biblioteca Pública de Zamora.

La imagen de Jesús Yacente es una obra cuya autoría fue concedida a Gregorio Fernández durante mucho tiempo, aunque los últimos estudios indican a uno de sus discípulos, Francisco Fermín, como autor de la talla en el segundo cuarto del siglo XVII.

Desde el primer año en que desfiló esta Cofradía se convirtió en uno de los principales referentes de la Semana Santa en Zamora, especialmente con la introducción del canto del Miserere en la Plaza Viriato, en 1952.