Las cofradías de Valladolid defienden la suspensión de la procesión de Viernes Santo en una Pascua "agridulce"

VALLADOLID, 12 (EUROPA PRESS)

El presidente de la Junta de Cofradías de Valladolid, José Miguel Román, hizo un balance "agridulce" de la Semana Santa mientras que defendió la decisión de suspender la procesión general del Viernes Santo ante las previsiones meteorológicas que anunciaban "riesgo de chubascos que podrían ser de granizo".

Así lo aseguró Román en declaraciones a Europa Press a la vez que señaló que entiende la postura del alcalde de Valladolid, Francisco Javier León de la Riva, quien criticó la suspensión de este acto alegando que "las tallas se hicieron para salir en procesión".

En este sentido, José Miguel Román comentó que el alcalde mantuvo esta postura ya que trajo "invitados especiales" para ver la Semana Santa por lo que "es lógico" que quiera que las procesiones salgan a la calle. Sin embargo, Román añadió que no pueden "prever ni modificar" las inclemencias del tiempo.

El presidente de la Junta de Cofradías aseveró que, a pesar de que finalmente no se cumplieron las previsiones, tomaron la decisión con los datos que tenían a las 19.00 horas para evitar salir a la calle con "las imágenes tapadas con plásticos" o teniendo que ir "más deprisa de lo que es necesario para que sea una procesión y no un correcalles". "Si tenemos que suspender la procesión a medias es defraudar más a la gente que si no salimos", añadió.

En este sentido, Román comentó que al no salir en procesión la gente que tuviese "interés por ver las tallas" podía hacerlo en las iglesias o conventos donde están. "Si salimos les cohibimos de que puedan ver las imágenes en otros sitios", afirmó José Miguel Román.

Asimismo, el presidente de la Junta de Cofradías recordó que en las procesiones participaron niños y personas mayores que podían verse afectados por la situación del tiempo.

Respecto a la decisión de realizar el Sermón de las Siete Palabras del Viernes Santo en la Iglesia de Santiago, José Miguel Román comentó que la decisión recayó sobre la cofradía que organiza el acto aunque se barajó la posibilidad de trasladar esta liturgia a la Catedral porque es "un templo más grande donde la gente podía estar mejor ubicada y en mejores condiciones".

Por todo ello, José Miguel Román comentó que su sentimiento respecto a la Semana Santa es "agridulce" ya que los actos que se han podido celebrar "han tenido una buena afluencia" tanto de cofrades como de público en general, como es el caso de las procesiones de Domingo de Ramos, Martes Santo, la del Rosario o la de las Cinco Yagas.

Sin embargo, a partir del jueves por la noche las inclemencias del tiempo llevaron "al traste dos de los días importantes" porque hubo que cambiar recorridos de muchas procesiones, modificar el Sermón de las Siete Palabras o suspender la Procesión General del Viernes Santo.