Málaga.-La procesión del Cristo Resucitado pone el broche de oro a una Semana Santa con una alta afluencia de visitantes

MÁLAGA, 12 (EUROPA PRESS)

El Santísimo Cristo Resucitado y María Santísima Reina de los Cielos fueron procesionados hoy, Domingo de Resurrección, por las calles del centro histórico de Málaga, acompañados por numerosos malagueños y poniendo así el broche de oro a la Semana Santa de este año, marcada por una alta afluencia de visitantes y por la buena climatología, que ha estado presente todos los días.

La última procesión de este año se inició alrededor de las 10.30 horas desde la iglesia de San Julián de la capital, y recorrió varias calles del centro histórico, realizando el recorrido oficial para regresar de nuevo a su templo poniendo fin a la Semana Santa de 2009.

Por primera vez desde el año 2005 todas las cofradías pudieron completar su recorrido procesional sin incidencias y con las calles de la capital repletas de público desde el Domingo de Ramos, cuando la cofradía de la Pollinica dio la bienvenida; y hasta hoy, Domingo de Resurrección.

La normalidad ha sido la tónica general en esta Semana de Pasión, en la que por primera vez se ha celebrado un evento cultural y turístico especial, la corrida de toros picassiana, dedicada al insigne pintor malagueño Pablo Ruiz Picasso, y que en la tarde de ayer permitió colgar el cartel de 'no hay billetes' en la plaza de la Malagueta, donde torearon los maestros Francisco Rivera Ordoñez, Manuel Díaz 'El Cordobés' y Sebastián Castella.

Este evento ha permitido además que muchos turistas alargasen su estancia en la capital de la Costa del Sol. De hecho, se pusieron a la venta paquetes especiales de Jueves Santo a Domingo de Resurrección que han tenido un gran éxito y que han mantenido la ocupación en los establecimientos malagueños.

MOMENTOS DE INTERÉS

Uno de los momentos de más interés fue, de nuevo, el hecho de que más de 30.000 personas acompañaran a Nuestro Padre Jesús Cautivo y a María Santísima de la Trinidad en su traslado el Lunes Santo por la mañana, después de la Misa del Alba.

La presencia del actor malagueño Antonio Banderas en la Semana Santa de Málaga, en la que participa cada año si sus actividades profesionales se lo permiten, también ha sido destacada. Además, este año ha enseñado los encantos de la Semana de Pasión a la baronesa Thyssen, que ha visitado varias cofradías, aprovechando así para conocer las tradiciones de la capital en la que se ubicará su futuro museo, en el Palacio de Villalón.

Otra estampa ya habitual fue la de la mañana del Jueves Santo, cuando miles de personas fueron testigos del vínculo entre la Congregación de Mena, la Legión y la ciudad de Málaga, asistiendo al desembarco de los caballeros legionarios y al posterior traslado del Santísimo Cristo de la Buena Muerte, que procesionó por la tarde junto a Nuestra Señora de la Soledad.

El crecimiento de la capital como destino de cruceros permitió el primer día de Semana Santa que más de 11.000 pasajeros y tripulantes visitaran la capital, gracias a la llegada de cuatro buques, de los que dos era la primera vez que arribaban a Málaga. Hoy mismo, la capital recibió otros dos cruceros, que permanecieron desde primera hora de la mañana y lo harán hasta media tarde.

Fervor, religión, cultura, turismo y toros. Ingredientes que hicieron de esta Semana Santa en Málaga una de las mejores de los últimos años, lo que beneficia a la ciudad tanto turística como económicamente y es que ha sido la primera prueba de fuego en este año marcado por la crisis económica. Tanto empresarios como sindicatos y administraciones esperaban esta Semana Santa para saber el comportamiento de los turistas como antesala de la temporada alta.