Miles de personas, entre ellos multitud de niños, acompañan a 'La Borriquilla' por el centro de Valladolid

VALLADOLID, 5 (EUROPA PRESS)

Miles de personas, entre ellos multitud de niños, participaron hoy en la procesión de las Palmas de Valladolid con el paso 'La entrada triunfal de Jesús en Jerusalén', más conocido como 'La Borriquilla', como protagonista conducido por su cofradía titular de la Santa Vera Cruz y acompañado por las secciones infantiles del resto de las cofradías de la ciudad.

Las calles del centro de la ciudad por las que discurrió la procesión, con inicio en la Santa Iglesia Catedral y término en la Iglesia Penitencial de la Santa Vera Cruz, estaban abarrotadas de familias que acudieron a presenciar el paso que, por primer año, fue portado en carroza y no a hombros.

Entre los asistentes se encontraban un gran número de niños que agitaban sus palmas y ramos de olivo y hacían sonar sus carracas al paso de 'La Borriquilla' y de las distintas cofradías, algunas de ellas con bandas de cornetas y tambores que interpretaban canciones como el 'Cristo del Amor', la 'Virgen de la Paloma o las 'Sagradas vestiduras', entre otras.

Especialmente concurrida estaba la Plaza Mayor de la capital, cuyas gradas y espacio central estaban repletos de personas que esperaban pacientemente la llegada del paso y de las secciones infantiles de las 19 cofradías de Valladolid, integradas por los cofrades menores de 14 años.

En primer lugar desfilaron los jóvenes miembros de la Cofradía de Jesús Resucitado, seguidos por el Santo Sepulcro, Los Artilleros, El Despojo o La Sagrada Cena, hasta completar las 19 cofradías vallisoletanas. El desfile lo finalizó la Cofradía de la Vera Cruz, en cuya iglesia acabó la marcha.

Finalmente, estas cofradías no portaron ningún lazo blanco en señal de protesta por la reforma de la Ley del Aborto como se especulaba en un principio.

'La Borriquilla' llegó a la Iglesia de la Vera Cruz pasadas las 13.45 horas, a través de una calle Platerías repleta de personas que agitaban sus palmas y ramos. Varios cofrades giraron el paso para que quedara colocado de cara al público mientras el arzobispo de Valladolid, Braulio Rodríguez Plaza, se dirigía a los asistentes.

En su discurso, el prelado, desde el balcón del templo, animó a los asistentes a agitar las palmas en un espectáculo que definió como "precioso" al ver la calle Platerías "tan hermosa". "Jesús seguro que lo agradece", añadió.

Asimismo, Rodríguez reivindicó el papel de la Iglesia porque es "un pueblo muy grande" que está "extendido por todo el mundo". "Deberíamos alabar y bendecir a Jesús", continuó el arzobispo mientras señaló que los asistentes más pequeños se parecían a "los niños hebreos" que recibieron a Jesús en Jerusalén.

Además, Braulio Rodríguez se dirigió a los más jóvenes para recordarles que hay "niños que están sufriendo" en el mundo. Finalmente, un cofrade dio entrada para que las cornetas y tambores despidieran a toque de 'Marcha Real' a 'La Borriquilla' que se adentró en la iglesia de la Vera Cruz.