Miles de vallisoletanos acompañan al reo indultado en la procesión de Penitencia y Caridad

VALLADOLID, 9 (EUROPA PRESS)

Miles de personas acompañaron al reo indultado por el Consejo de Ministros en la procesión de Penitencia y Caridad que se llevó a cabo hoy, Jueves Santo, por varias calles de Valladolid y en la que participaron la cofradía de La Preciosísima Sangre de Nuestro Señor Jesucristo y la de Nuestra Señora de La Piedad.

Pasadas las 19.00 horas, los pasos llegaron hasta las puertas de la Audiencia Provincial, lugar en el que entraron varios cofrades para buscar al indultado que salió con la misma vestimenta de la cofradía ante la atenta mirada de una abarrotada calle Angustias.

Tras ver al preso, una señora de avanzada edad que se encontraba entre los asistentes mostró su indignación al comprobar que el reo perdonado vestía capuchón ya que, a su juicio, esta vestimenta sólo la pueden llevar aquellos que son cofrades.

Casi media hora antes, la procesión había partido de la iglesia de Nuestra Señora de La Antigua, a ritmo de 'Marcha Real', con los pasos 'Santísimo Cristo de la Preciosísima Sangre', de Lázaro Gumiel (1953); 'Cristo de la Cruz a María', perteneciente a la Escuela de Gregorio Fernández (1642); el cuerpo de José de Arimatea, obra de José Antonio Saavedra (1995), y la 'Quinta Angustia', atribuida a Gregorio Fernández y que data de 1625.

Este desfile procesional, en el que participaron las cofradías de La Preciosísima Sangre de Nuestro Señor Jesucristo y de Nuestra Señora de La Piedad, recorrió las calles Gandásegui, Mogaña, Solanilla y Angustias, donde a la altura de la Audiencia Provincial se realizó el acto de liberación del preso, cuya identidad responde a las iniciales L.J.I.S.

En la misma calle Angustias, esperaban ocho agentes de la Policía Nacional montados a caballo que portaban un estandarte de la Cofradía de Nuestra Señora de la Piedad y que accedieron a esta vía vallisoletana al son de las cornetas y tambores de las distintas bandas que interpretaron varias canciones como la 'Virgen de la Paloma' o el 'Cristo del Amor'.

El recorrido continuó por Plaza de San Pablo, Cardenal Torquemada Cardenal Cisneros, Cerrada, Real de Burgos, Chancillería, donde, frente a la residencia de ancianos se realizó un acto penitencial. La procesión siguió por la calle Ramón y Cajal hasta llegar al Hospital Clínico Universitario, donde tuvo lugar otro acto de penitencia. El desfile prosiguió por Ramón y Cajal, Colón, Cardenal Mendoza, plaza de Santa Cruz, Padre Arregui, Librería, Universidad y Arzobispo Gandásegui, donde ambas cofradías se despidieron.

La Cofradía de la Preciosísima Sangre de Nuestro Señor Jesucristo viste túnica y capa roja con puños de encaje negro, capirote o muceta y guantes negros con calzado del mismo color mientras que la Cofradía de Nuestra Señora de La Piedad viste túnica negra con bocamangas de encaje negro sobre fondo rojo, capa, capirote, guantes, calcetines y zapatos negro con cíngulo rojo.