Quito celebra el Miércoles Santo con el tradicional "Arrastre de las Caudas"

  • Quito, 8 abr (EFE).- La capital ecuatoriana celebró hoy el Miércoles Santo con la tradicional ceremonia del "Arrastre de las Caudas", un ritual que data del siglo XVI por el que la Iglesia recuerda a Jesucristo muerto por los pecados del hombre.

Quito, 8 abr (EFE).- La capital ecuatoriana celebró hoy el Miércoles Santo con la tradicional ceremonia del "Arrastre de las Caudas", un ritual que data del siglo XVI por el que la Iglesia recuerda a Jesucristo muerto por los pecados del hombre.

El culto religioso, que se celebró en la céntrica Catedral Metropolitana de Quito, comenzó con una procesión por el interior de la iglesia abarrotada de fieles, turistas y curiosos, y fue presidido por el Arzobispo de la ciudad, Raúl Vela, que estaba acompañado por todos los canónigos.

Bajo el son de "la marcha fúnebre", el prelado metropolitano portó al Santísimo durante todo el recorrido de la procesión, representado por una reliquia de oro y piedras preciosas con fragmentos de la "Verdadera Cruz".

A lo largo de la marcha sacra, que dio la vuelta a la Catedral, los canónigos arrastraron sus caudas, unas capas pesadas, de unos cuatro metros de largo, que según el ritual, representan al pecado.

Tras finalizar el recorrido, el Arzobispo batió un lábaro sobre el altar mayor, una gran bandera negra con un aspa roja que simboliza el cuerpo caído de Jesucristo ante la mirada atenta de los asistentes, pues este momento es el más esperado y significativo de la ceremonia.

El prelado también ondeó el mismo lábaro sobre los ocho canónigos que portaban las caudas que, recostados en el suelo, recibieron el espíritu y la energía del Salvador.

El arzobispo Vela aprovechó para mandar un mensaje de Semana Santa a los quiteños: "Que estos días santos sirvan para que, con la gracia de Dios, podamos convertirnos a Él, y al convertirnos a Él y estar en paz con Él, estemos también en paz con nuestros hermanos y hermanas".

El "Arrastre de las Caudas" es una tradición que se celebra en la capital ecuatoriana desde el siglo XVI, una ceremonia que solo se realiza en otras dos catedrales de todo el mundo, las de Sevilla (España) y Lima (Perú).

Esta histórica ceremonia se remonta a la época del Imperio Romano y al rito militar que se celebraba cuando un general caía muerto en batalla, ya que se cubría su cuerpo con un manto negro que, más tarde, también se ondeaba sobre la tropa para que se les traspasase la fuerza y la valentía de su general.

El Viernes Santo tendrá lugar en las céntricas calles de Quito la tradicional procesión penitencial de Jesús del Gran Poder, uno de los actos emblemáticos de las celebraciones de Semana Santa en Ecuador.