Unas 15.000 velas iluminaron principal procesión de Semana Santa en Paraguay

  • Asunción, 10 abr (EFE).- Unas 15.000 velas iluminaron hoy la principal procesión de Semana Santa de Paraguay, que se lleva a cabo anualmente en Tañarandy (tierra de los irreductibles, en guaraní), en la localidad de San Ignacio, a 260 kilómetros al sur de Asunción.

Unas 15.000 velas iluminaron principal procesión de Semana Santa en Paraguay

Unas 15.000 velas iluminaron principal procesión de Semana Santa en Paraguay

Unas 15.000 velas iluminaron principal procesión de Semana Santa en Paraguay

Unas 15.000 velas iluminaron principal procesión de Semana Santa en Paraguay

Asunción, 10 abr (EFE).- Unas 15.000 velas iluminaron hoy la principal procesión de Semana Santa de Paraguay, que se lleva a cabo anualmente en Tañarandy (tierra de los irreductibles, en guaraní), en la localidad de San Ignacio, a 260 kilómetros al sur de Asunción.

Se trata del XVIII Festival de Tañarandy, que según su mentor, el artista plástico Koki Ruiz, encarna el Vía Crucis con la adhesión de los "estacioneros", grupos de hombres uniformados que portan una cruz y farolas, y entonan canciones lastimeras.

La procesión, que marca en el país el final de las celebraciones del Viernes Santo y atrae a centenares de visitantes y turistas, incluye un recorrido de tres kilómetros también iluminados con antorchas y candiles.

El evento, que se inicia en las primeras horas de la noche y cuyo efecto visual deslumbra a los participantes, tiene el agregado este año de la conmemoración de los 400 años de fundación de San Ignacio, región en donde los padres de la Compañía de Jesús construyeron en 1610 la primera de sus "Misiones Jesuíticas".

Ruiz explicó que para la ocasión, más de cien jóvenes llevaron a cabo una escenificación sobre la fundación de las misiones y su convivencia con los indios de la zona.

El espectáculo incluyó además una réplica del altar mayor de la iglesia más antigua de esa región, así como un concierto de arpa "barroca" y una presentación de danza a cargo del ballet local.

En otras de las celebraciones hoy, los pobladores de la zona conocida como Remanso, cercana a Asunción, se volvieron a congregar este año ante la rivera del río Paraguay antes de la salida del sol para participar de un ritual "de purificación", como detalló a Efe Diego Figueredo.

Este católico explicó que este año asistió con sus dos hijas y esposa para sumergirse y recibir la bendición en las aguas del Paraguay como lo hacen, principalmente, los pescadores de la zona.

Esto transcurrió en medio del ayuno del Viernes Santo, un día después de que los paraguayos conmemoraran con un banquete familiar la Última Cena, que preferentemente incluye carne asada y abundante chipa, un pan hecho a base de almidón de mandioca.

Por otra parte, las calles de Asunción quedaron prácticamente vacías en estos días y la mayoría de los centros comerciales permaneció cerrado, ya que en los días previos al Viernes Santo gran cantidad de capitalinos se trasladaron al interior del país para reunirse con sus familiares.