Valdeón amenaza con no protagonizar el juramento de la procesión del Silencio por el rechazo de la cofradía a las mujeres

Etiquetas

ZAMORA, 9 (EUROPA PRESS) La alcaldesa de Zamora, Rosa Valdeón, aseguró hoy que se está planteando la posibilidad de no protagonizar el juramento de la procesión del Silencio que tendrá lugar el próximo Miércoles Santo para dejar constancia de su rechazo al veto impuesto por los hermanos de la cofradía a la incorporación de la mujer a la procesión. Valdeón afirmó estar "muy decepcionada" con la actitud de los hermanos, que el pasado fin de semana votaron en contra de la incorporación de la mujer a la Real Cofradía del Cristo de las Injurias, protagonista de una de las procesiones más emblemáticas de la Semana Santa, la conocida por los zamoranos como del Silencio. El año pasado, dijo la alcaldesa, fue la primera vez en la historia de la Cofradía que el juramento del silencio era proclamado por una mujer, una circunstancia que fue "bien recibida" por los hermanos quienes, según la regidora municipal, percibieron esta circunstancia con "naturalidad" y como un signo de los cambios introducidos en la sociedad. La alcaldesa de la ciudad explicó que desde que conoció la noticia lleva planteándose "qué pinta una mujer" en un acto público del que han sido excluidas el resto de mujeres de la ciudad. Valdeón señaló que la decisión de la Cofradía del Cristo de las Injurias ha supuesto una gran decepción para todas las mujeres de la ciudad, aunque cabe el "consuelo" de que apenas hayan votado en contra de la presencia de las mujeres en la procesión 168 hermanos de los 2.300 que componen la hermandad. Visiblemente decepcionada con la decisión de los cofrades del Silencio, la alcaldesa subrayó su convencimiento de que el "malestar" que se ha producido en la mayor parte de las ciudadanía se trasladará a los hermanos de la cofradía y podrán reconducir la situación. Este tipo de medidas, señaló, "no se pueden imponer" pero tampoco puede haber "un tiempo ilimitado" para su introducción en la sociedad. La decisión de los cofrades del Silencio tiene, hasta que el Obispado no ratifique definitivamente los estatutos, un carácter provisional. En las últimas semanas, la incorporación de las mujeres a las cofradías de la Semana Santa de Zamora ha sido debatida por varias hermandades y mientras los integrantes del Santo Entierro aceptaron la presencia de las mujeres, la Hermandad de Penitencia rechazó recientemente la solicitud de una mujer que pidió formalmente su incorporación, aunque sobre la cofradía pesa la amenaza de disolución del Obispado.