Anuncian que la visita de Lugo a Brasil fue aplazada para el 29 de abril

  • Asunción, 21 mar (EFE).- La visita oficial del jefe de Estado de Paraguay, Fernando Lugo, a Brasil, prevista inicialmente para el 8 de abril, fue aplazada para el 29 de ese mes, según fuentes oficiales citadas hoy por la prensa local.

Anuncian que la visita de Lugo a Brasil fue aplazada para el 29 de abril

Anuncian que la visita de Lugo a Brasil fue aplazada para el 29 de abril

Asunción, 21 mar (EFE).- La visita oficial del jefe de Estado de Paraguay, Fernando Lugo, a Brasil, prevista inicialmente para el 8 de abril, fue aplazada para el 29 de ese mes, según fuentes oficiales citadas hoy por la prensa local.

El cambio de fecha "tiene que ver con la necesidad de tener más tiempo para preparar los temas bilaterales sobre los cuales se está buscando una declaración y un avance en las negociaciones", afirmó Gustavo Codas, asesor de Asuntos Internacionales del presidente paraguayo.

Codas dijo que el aplazamiento fue analizado con el vicecanciller brasileño, Samuel Pinheiro Guimarães, quien viajó esta semana a la capital paraguaya para coordinar los temas que el jefe de Estado de su país, Luiz Inácio Lula da Silva, debatirá con Lugo en Brasilia.

Durante su estancia en Asunción, el vicecanciller paraguayo, Jorge Lara Castro, reiteró a Pinheiro Guimarães el interés de las autoridades de Asunción en renegociar el tratado de construcción de la central hidroeléctrica de Itaipú, emplazada sobre el río Paraná y de explotación compartida por Paraguay y Brasil.

Al respecto, el presidente paraguayo reafirmó el pasado día 15 en rueda de prensa que su país fue tratado "en inferioridad de condiciones" en el acuerdo de construcción de esa represa, la mayor del mundo en funcionamiento.

El Tratado de Itaipú, firmado en 1973, regula todo lo relativo a la represa y dice que Brasil y Paraguay tienen derecho cada uno al 50 por ciento de la electricidad generada y que la energía no usada debe ser vendida al otro socio, a un precio fijo.

Paraguay reclama el aumento del precio de la energía que cede a Brasil y la opción de negociar el excedente con terceros países.

Esas reivindicaciones están contenidas en una petición de seis puntos elevada a Brasil, que si bien ha expresado su disposición de acceder a algunos de los reclamos, rechaza la revisión del tratado bajo el argumento de que no puede ser revisado hasta que expire, en el 2023.

En la agenda bilateral de la visita de Lugo también figuran programas de cooperación en el ámbito comercial, de la migración, del desarrollo y de seguridad fronteriza, así como la construcción de un segundo puente sobre el río Paraná e, incluso, y la de otro cruce fronterizo, esta vez sobre el río Paraguay.