El Papa ofrece ayuda para la paz en Oriente Próximo

AMÁN (Reuters) - Benedicto XVI empezó el viernes una gira políticamente delicada por Jordania, Israel y los territorios palestinos expresando un "profundo respeto" por el islam y diciendo que la Iglesia Católica hará todo lo que pueda para ayudar en el paralizado proceso de paz.

Además pidió un diálogo a tres entre cristianos, musulmanes y judíos para ayudar a la paz.

"Desde luego intentaré hacer una contribución a la paz, no como un particular, sino en el nombre de la Iglesia Católica, de la Santa Sede", dijo a los periodistas en el avión que le llevó a Jordania.

"No somos una potencia política sino una fuerza espiritual, y esta fuerza espiritual es una realidad que puede contribuir a progresar en un proceso de paz", agregó.

La Santa Sede mantiene relaciones diplomáticas completas con la mayoría de los países de Oriente Próximo, y un acuerdo diplomático con la Autoridad Nacional Palestina.

"Como creyentes estamos convencidos de que la oración es una fuerza real, abre el mundo a Dios. Estamos convencidos de que Dios escucha y puede afectar la historia y creo que simillones de creyentes rezan realmente es de verdad una fuerza que tiene influencia y puede hacer una contribución para progresar con la paz", sostuvo.

El Papa de 82 años dijo a los periodistas que los esfuerzos de paz a menudo se ven bloqueados por intereses partidistas y que la Iglesia puede "ayudar a que una aflore posición razonable" y que quería involucrar a judíos y musulmanes en un diálogo por la paz basado en la fe.

Benedicto XVI pareció querer evitar cualquier comunidaco con matices políticos, enfatizando en cambio el potencial de la religión para resolver conflictos.

SOLUCIÓN DE DOS ESTADOS

En el recuerdo del mundo musulmán aún está el discurso que el Papa dio en Ratisbona en 2006, en el que citó a un emperador bizantino, según el cual el islam es violento e irracional. Dirigentes jordanos islamistas protestaron por la visita, y pidieron que se disculpe, aunque él insiste en que fue malinterpretado.

"Mi visita a Jordania me da una oportunidad bienvenida para hablar de mi profundo respeto para la comunidad musulmana", afirmó en su discurso de llegada, alabando al rey jordano Abdalá II por su trabajo para "promover una mejor comprensión de las virtudes proclamadas por el islam".

Abdalá II, quien dio una cálida bienvenida al Pontífice en el aeropuerto de Amán, no evitó, sin embargo, mencionar los problemas políticos de la región y le dio un adelanto de las dificultades que encontrará en la próxima etapa de su viaje en Israel.

"Nuestros valores compartidos pueden hacer una importante contribución en Tierra Santa, donde juntos podemos ayudar a quitar la sombra del conflicto", le dijo el rey, pidiendo una solución de dos estados para el conflicto entre Israel y palestinos.

En su peregrinaje por Tierra Santa entre el 8 y el 15 de mayo, el Papa alemán recuerda el viaje histórico de Juan Pablo II y tendrá que buscar un difícil equilibrio entre las relaciones de la Iglesia con Israel y su apoyo a los derechos de los palestinos.

En Jordania, visitará una mezquita - la segunda en todo su papado - y los lugares donde la Biblia dice que Jesús fue bautizado y Moisés vio la Tierra Prometida y murió. También celebrará una misa al aire libre y se reunirá con líderes religiosos.

La segunda mitad de su viaje le llevará a Jerusalén y otros lugares bíblicos como Belén, en los territorios palestinos, y el museo del holocausto Yad Vashem.