Obama pide mayor "tolerancia" ante asuntos "irreconciliables" como el aborto o la investigación con células madre

Interrumpen su discurso al grito de "Paren de matar a nuestros niños" y la mayoría responde con el "yes we can" de la campaña electoral

NUEVA YORK, 17 (del corresponsal de EUROPA PRESS, Emilio López Romero)

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, lanzó este domingo un mensaje en favor de una mayor "tolerancia" en cuestiones polémicas e "irreconciliables" como el aborto o la investigación con células madre, al tiempo que abogó por trabajar para que disminuyan los embarazos no deseados y facilitar las adopciones como mecanismo para reducir el número de abortos.

Así lo aseguró Obama durante el discurso de graduación pronunciado en la Universidad de Notre Dame, la institución católica más importante de Estados Unidos, donde estudiantes, profesores y grupos pro vida venían protestando desde hacía varias semanas por la decisión del rector de conceder al presidente un título honorífico.

"El soldado y el abogado pueden querer a este país con la misma pasión, pero tener diferentes puntos de vista sobre qué hace falta para protegerla. Al igual que un activista gay y un pastor anglicano pueden deplorar por igual los estragos que causa el sida, pero no poder superar las barreras que les impiden unir sus esfuerzos en un objetivo común", afirmó Obama.

El presidente también estableció el mismo paralelismo entre quienes se oponen a la investigación con células madre, de quienes dijo que pueden hacerlo desde convicciones "admirables" que parten de la concepción más sagrada de la vida, igual de admirables que las de los padres de un niño enfermo de diabetes que están convencidos de que la enfermedad de su hijo puede y debe curarse.

"La pregunta es, ¿cómo resolvemos estos conflictos?. ¿Es posible unirnos en un mismo esfuerzo?. Como ciudadanos de una democracia variada y vibrante, ¿cómo afrontamos este debate?, ¿cómo podemos, cada uno de nosotros, defender nuestros principios con firmeza y luchar por lo que consideramos justo sin demonizar a quienes tienes convicciones diferentes?", se preguntó Obama.

"YES WE CAN"

El momento más polémico de la intervención del presidente se produjo al comienzo de su discurso, cuando un estudiante trató de interrumpió sus palabras al grito de "Paren de matar a nuestros niños", que fue inmediatamente respondido por la mayoría de los presentes con el ya tradicional "'Yes We Can'", el eslogan que popularizó Obama durante la campaña electoral.

En el interior del recinto donde se celebró la ceremonia de graduación se pudo ver a los servicios de seguridad escoltando a un joven que intentó interrumpir el discurso de Obama, pero donde tuvieron lugar las protestas más sonadas fue en el exterior del campus universitario, que se encuentra en la localidad de South Bend, en el estado de Indiana.

Durante el discurso, el presidente mencionó directamente la polémica que ha suscitado su presencia en esta universidad, tras lo cual subrayó la importancia de que haya mayor tolerancia y pidió que aunque uno pueda estar en contra del aborto acepte que se trata de una decisión dolorosa para cualquier mujer por su dimensión moral y espiritual.

"Trabajemos juntos para reducir el número de mujeres que busquen abortar reduciendo los embarazos no deseados y haciendo las adopciones más accesibles", propuso Obama, quien pidió también dar más apoyo a las mujeres que deciden continuar con el embarazo y redactar una cláusula de conciencia que sea "prudente".

"IRRECONCILIABLES"

Obama, que afirmó que no fue criado en un hogar con una religión particular, indicó que no pretende que se acabe el debate que rodea a aborto y otras cuestiones porque, según dijo, cada uno seguirá defendiendo su posición con "pasión" y "convicción" y llega a un punto en que las posiciones son "irreconciliables". "Pero asegurémonos de que lo hacemos sin ridiculizar al contrario", añadió.

En este punto, dirigió sus palabras a los jóvenes que se estaban graduando, para recordarles que son la parte de la generación que a partir de ahora deberá encontrar "el camino de vuelta a la prosperidad" y decidir cómo responder a los retos de una economía global que ha dejado atrás a millones de personas por culpa de la crisis.

"Tenemos que decidir cómo salvar la creación de Dios del cambio climático que amenaza con destruirla, encontrar la paz en un tiempo en el que hay quienes no parar de infligirnos daño, y cuando las armas en manos de unos pocos pueden destruir a la mayoría", indicó. "Pero tenemos que encontrar el camino para reconciliar nuestro mundo con su creciente diversidad, de ideas, cultura y creencias", remachó.

El presidente se refirió a la recesión global, a la violencia extremista, a las enfermedades pandémicas o la proliferación de armas de destrucción masiva como los principales retos del siglo XXI ya que, advirtió, no reconocen fronteras, ni colores ni ponen en el punto de mira a grupos étnicos específicos. "Pero no hay persona, religión o nación que puede afrontar estos retos por su cuenta", añadió.

También tuvo tiempo de volver a hacer gala de su buen humor cuando felicitó a los 'Hallelujah Holla Back', el equipo de baloncesto que ganó este año el torneo universitario. "Pero estoy apenado porque los 'Barack O'Ballers' no lo lograran. El año que viene, si necesitan a un alero que mida 1 metro y 87 centímetros, ya sabéis donde vivo".