El SESCAM inicia el proceso para obtener la certificación de calidad de los laboratorios de los hospitales de la región

TOLEDO, 12 (EUROPA PRESS)

El Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM) ha comenzado a desarrollar las actuaciones encaminadas a conseguir la certificación de calidad de los laboratorios de Análisis Clínicos, Hematología y Microbiología y de los servicios de Radiodiagnóstico, Medicina Nuclear, Radiofísica, Radioterapia y Radiología Intervencionista de todos los hospitales pertenecientes al sistema sanitario autonómico.

Este proceso de certificación, que ya superaron el año pasado los hospitales de Cuenca y Alcázar de San Juan, se enmarca dentro de las políticas de mejora de la calidad asistencial que viene impulsando el Gobierno de Castilla-La Mancha desde que se produjo el traspaso de las competencias sanitarias. El SESCAM está trabajando para completar estas certificaciones a lo largo del periodo 2009-2010.

El sistema de gestión de la calidad elegido para implantar es la norma ISO 9001:2008, que incluye un conjunto de requisitos destinados a mejorar las capacidades y rendimientos de estos servicios, logrando así incrementar la calidad final del servicio prestado, informó la Junta en nota de prensa.

En este sentido, el objetivo del SESCAM no se centra exclusivamente en la obtención de un sello de calidad, sino en la consecución de unos objetivos generales como la detección de áreas de mejora, la introducción de la "cultura de calidad" o mejora continua y aumentar la satisfacción del personal del centro y sus clientes, tanto internos como externos,

Asimismo, se pretende aumentar la participación del personal en la toma de decisiones, la optimización de los procesos, la reducción del número de errores y la unificación y normalización de todos los procedimientos de trabajo.

Para que el proyecto llegue a buen término, el SESCAM, a través de la Dirección General de Atención Sanitaria y Calidad, ha buscado la implicación de la dirección de los hospitales y de los responsables de los servicios implicados y de las Oficinas de Calidad y Atención al Usuario.

FASES DE IMPLANTACIÓN

El proceso para la obtención de la certificación se desarrollará en diferentes fases, algunas de las cuales ya se han completado, como el nombramiento de un coordinador de Calidad en cada uno de los servicios a certificar, además de la definición de los miembros del Comité de Calidad que será el encargado de la implantación y seguimiento del sistema de gestión de la calidad.

Otra de las fases ya completadas ha sido la celebración de un curso formativo inicial en cada uno de los Hospitales con el objetivo de acercar al personal al conocimiento de cómo la implantación de la Norma ISO 9001:2008 facilita las actividades del día a día.

Actualmente está en marcha la fase de elaboración de la documentación y preparación del Manual de Calidad y de los Procedimientos Generales específicos para cada centro Hospitalario además del desarrollo de los Mapas de Procesos y de los Procedimientos Normalizados de Trabajo que incluyen las actividades realizadas en cada uno de los Servicios sanitarios incluidos.

Una vez concluida esta etapa se iniciará la fase de implantación con la cumplimentación de registros que permitan la evaluación y análisis de resultados e indicadores dentro de la filosofía de la mejora continua.

La evaluación inicial del sistema se realizará con la consecución del Certificado de Calidad conforme a la norma ISO 9001:2008 otorgado por la entidad certificadora. Los resultados de la actividad se evaluarán a través de los indicadores de calidad, método utilizado para conocer si se alcanzan los objetivos propuestos y, por último, estableciendo un rango dentro del cual el nivel de calidad es el aceptable.

Tal y como se ha podido comprobar en los laboratorios de los Hospitales de Cuenca y Alcázar de San Juan, la implantación de la norma ISO 9001:2008 ha permitido reducir el número de incidencias en la recepción de muestras y de errores de preanalítica, además de mejorar el tiempo de respuesta, entre otros beneficios.