LM se muestran muy satisfechos con la atención medica recibida, según la Junta

TOLEDO, 11 (EUROPA PRESS)

Cerca del 90 por ciento de los pacientes con enfermedades crónicas (hipertensión, colesterol alto, bronquitis crónica, artrosis y diabetes) se encuentran satisfechos o muy satisfechos con la atención recibida de su médico de familia, según un estudio elaborado por el Gobierno autonómico, a través de la Fundación para la Investigación Sanitaria en Castilla-La Mancha (Fiscam).

Conocer la realidad y la percepción que los pacientes crónicos de Castilla-La Mancha tienen de la atención médica que reciben es el objetivo de dicho estudio, un informe que ha puesto sobre la mesa el alto grado de satisfacción de este tipo de usuarios con respecto al sistema regional de salud, según informó la Junta en nota de prensa.

Los aspectos en los que la valoración de los pacientes crónicos es mayor se refieren a la amabilidad, capacidad técnica y eficacia de los médicos para resolver sus problemas de salud, en tanto que las opiniones más críticas están relacionadas con el tiempo de consulta.

De hecho, entre todos aquellos que afirmaron sentirse satisfechos o muy satisfechos con la atención recibida, un 5,6% manifestaron expresamente que el médico asignado no les dedica el tiempo necesario.

Según el mencionado estudio, los pacientes crónicos representan el 48% de los enfermos atendidos por los médicos de cabecera, de estos, el 43% acude una media de 8 veces al año a la consulta, frecuencia que se hace aún mayor en el caso de los diabéticos, que son los enfermos crónicos que más acuden al médico de familia.

Como es natural, la percepción de la propia salud que tienen los pacientes crónicos es peor que la de los enfermos habituales, así un 47% sienten que su salud es regular, y mala o muy mala un 12,4%, datos que duplican la percepción de aquellas personas con enfermedades ocasionales.

El objetivo de este informe elaborado por Fiscam es conocer la realidad de los pacientes crónicos en la región, con el fin de recabar los datos necesarios que permitan mejorar la organización y eficacia de la práctica clínica, favoreciendo así la salud y calidad de vida de estos enfermos.