Una mujer en coma y 91 afectados reciben asistencia sanitaria cinco años después del 11-M

  • Madrid, 10 mar (EFE).- De las casi 2.000 personas que resultaron heridas en los 'trenes de la muerte', un lustro después una mujer permanece en coma, otras 61 víctimas reciben asistencia médica en hospitales de Madrid y 30 están en tratamiento por síndrome postraumático.

Una mujer en coma y 91 afectados reciben asistencia sanitaria 5 años después

Una mujer en coma y 91 afectados reciben asistencia sanitaria 5 años después

Una mujer en coma y 91 afectados reciben asistencia sanitaria 5 años después

Una mujer en coma y 91 afectados reciben asistencia sanitaria 5 años después

Madrid, 10 mar (EFE).- De las casi 2.000 personas que resultaron heridas en los 'trenes de la muerte', un lustro después una mujer permanece en coma, otras 61 víctimas reciben asistencia médica en hospitales de Madrid y 30 están en tratamiento por síndrome postraumático.

La Asociación 11-M Afectados por el Terrorismo ha confirmado a Efe que Laura Vega, que aquel día tenía 26 años y se dirigía a su trabajo cuando le alcanzó una de las explosiones en la estación de Atocha, continúa ingresada en un centro en estado vegetativo.

Según datos de la Consejería de Sanidad de la Comunidad madrileña facilitados a Efe, de las 61 personas que aún necesitan atención médica, 35 de ellas la reciben en diferentes consultas externas del hospital 12 de Octubre.

En el Gregorio Marañón once pacientes reciben asistencia de forma ambulatoria, y otros doce heridos se distribuyen, a partes iguales, entre los hospitales La Paz, Clínico y Príncipe de Asturias (Alcalá de Henares).

Los tres pacientes restantes que siguen recibiendo asistencia médica lo hacen en los centros hospitalarios Ramón y Cajal, Puerta de Hierro y Getafe.

A todos éstos hay que añadir un grupo de 30 personas que, cinco años después de aquel fatídico 11 de marzo de 2004, reciben tratamiento por síndrome postraumático en centros de la red de Salud Mental de la Comunidad de Madrid.

Como consecuencia de las explosiones de las bombas que los terroristas colocaron en cuatro trenes de la red de Cercanías murieron 191 personas y casi 2.000 resultaron heridas.