El Programa de Detección de Cáncer de Mama diagnosticó 170 en la sexta vuelta, en la que participaron 45.000 cántabras

La séptima vuelta que acaba de comenzar citará a 68.000 mujeres en 2009 y 2010 y contará con una nueva unidad móvil y más profesionales SANTANDER, 16 (EUROPA PRESS) La sexta vuelta del Programa de Detección Precoz del Cáncer de Mama del Gobierno de Cantabria, desarrollada a lo largo de 2007 y 2008, ha diagnosticado hasta el momento un total de 170 cánceres (cuatro por cada mil mujeres exploradas), mayoritariamente en fase precoz, lo que ha permitido realizar tratamientos quirúrgicos más conservadores. Estos y otros datos los dio hoy a conocer el consejero de Sanidad, Luis María Truan, con motivo del inicio de la séptima vuelta del programa, que arrancó el pasado mes de enero y que, a lo largo de 2009 y 2010, citará a 68.000 mujeres. Como novedades, destaca una nueva unidad móvil equipada para digitalizar las imágenes del mamógrafo, así como la incorporación de más profesionales. Truan, al que acompañaron en el acto el director general de Salud Pública, Santiago Rodríguez, y el presidente de la Obra Social de Caja Cantabria, Francisco Rodríguez, destacó la importancia de este programa, ya que el cáncer de mama es el tumor más frecuente entre las mujeres de Cantabria y el de mayor mortalidad. En la sexta vuelta del programa, que amplió hasta los 69 años la edad de cribado (hasta entonces iba de 50 a 65 años), acudieron a realizarse las exploraciones 45.344 mujeres de la región, de las 66.965 que fueron citadas, lo que representa un porcentaje de participación del 68 por ciento, cuatro puntos más que en la vuelta anterior. Las tasas más altas se dieron en el área de salud de Reinosa (78%) y el de Torrelavega (72%), que superaron así el objetivo del 70 por ciento recomendado por las Guías Europeas de Garantía de Calidad en Cribado Mamográfico. En el área de Laredo, por su parte, el porcentaje de participación fue del 68,5 por ciento y en Santander se situó en el 65% (cinco puntos más que en la vuelta anterior). Según el consejero, que Santander tenga la tasa más baja no implica necesariamente que la cobertura sea menor, ya que, en su opinión, puede ser que las mujeres cuenten con otros sistemas de protección de salud y se realicen las mamografías "por otras vías". DIAGNÓSTICOS EN FASE PRECOZ Entre esas más de 45.000 mujeres que participaron en la sexta vuelta y finalizaron el proceso de cribado y diagnóstico se han detectado hasta el momento 170 cánceres de mama, y no se descarta que, una vez concluya todo el proceso, se sume alguno más. De los cánceres detectados, el 23 por ciento eran carcinomas in situ, es decir carcinomas no invasores, y un 46 por ciento carcinomas invasores de pequeño tamaño (de diez milímetros o menos). En un 81 por ciento de los casos no tenían afectación de los ganglios, lo que va asociado a una alta tasa de curación y a un aumento de la supervivencia media. La detección en una fase precoz ha permitido también tratamientos quirúrgicos más conservadores. De hecho, el 86 por ciento de las mujeres a las que se detectó un cáncer recibieron un tratamiento conservador (tumorectomía o cuadrantectomía) y en el 49 por ciento de los casos se realizó la técnica del ganglio centinela para conocer si los ganglios estaban afectados, evitando así la extirpación de la cadena linfática completa en el caso de ser negativo y la posterior aparición de linfedema. Según destacó el consejero, todo ello conlleva menos secuelas físicas y psíquicas y contribuye a la mejora de la calidad de vida de las mujeres. SÉPTIMA VUELTA Ahora, se acaba de poner en marcha la séptima vuelta, la primera que se desarrolla totalmente integrada en la Consejería , ya que desde la puesta en marcha de esta iniciativa en 1997 siempre se había llevado a cabo en colaboración con la Asociación Española Contra el Cáncer, a la que Truan mostró hoy su gratitud. Para esta nueva vuelta, que se inició en enero en la zona de salud de General Dávila y continúa este mes en ese mismo área y también en Astillero y Cudeyo, Sanidad ha incorporado nuevos profesionales, en concreto cinco técnicos especialistas en radiodiagnóstico y cuatro auxiliares de apoyo administrativo). Además, con la colaboración de la Obra Social de Caja Cantabria se ha adquirido una nueva unidad móvil de exploración mamográfica que complementa las unidades fijas de Santander, Torrelavega y Laredo y permite acercar el servicio a las zonas más distantes, para incrementar la participación. En este vehículo, dotado de sala de espera, sala de entrevista, sala de mamografía, dos cabinas para que se cambien las mujeres y aseo, se calcula que se explorará al 35 por ciento de las mujeres citadas en la séptima vuelta, con lo que unas 16.000 cántabras se beneficiarán por la mejora de este servicio. La unidad móvil está dotada de un mamógrafo analógico y un lector digital, que hará posible digitalizar todas las imágenes mamográficas que se generen. De esta forma, se completa la digitalización del cien por cien de las mamografías del Programa, tal como subrayó el consejero. La adquisición de la unidad móvil y la digitalización del equipo mamográfico ha supuesto una inversión de 202.350 euros, para la cual se ha contado con 60.000 euros aportados por Caja Cantabria. LLAMAMIENTO A PARTICIPAR El consejero de Sanidad animó a las mujeres de participar porque "está mucho en juego" y el diagnóstico precoz puede contribuir a una mejor calidad de vida. Recordó que el cáncer de mama es el tumor más frecuente entre las mujeres de Cantabria, con una incidencia de 76 casos por cada 100.000 mujeres. En 2007, por ejemplo, se diagnosticaron en total 229 nuevos casos. También se trata del tumor que mayor mortalidad produce en las mujeres entre 35 y 74 años, con 30 fallecimientos por cada 100.000. Con el fin de disminuir estas cifras, la Consejería de Sanidad puso en marcha, hace ya más de diez años, el Programa de Detección Precoz de Cáncer de Mama, cuyo objetivo fundamental es reducir el número de mujeres que cada año fallecen la región por esta enfermedad. El Programa consiste básicamente en la realización de una mamografía cada dos años a todas las mujeres residentes en Cantabria con edad comprendida entre 50 y 69 años, independientemente del tipo de asistencia sanitaria que tengan (pública o privada). AMPLIACIÓN DE EDAD De momento no se contempla una nueva ampliación de la franja de edad, a partir de 45 años, como recomiendan algunos expertos. Y es que, según explicó el consejero, la Consejería se basa en la evidencia científica y, hoy por hoy, esa evidencia marca que los programas de cribado de esta enfermedad son eficaces en la franja de edad que va de los 50 a 69 años. Si más adelante esos datos fueran diferentes, se podría cambiar, pero de momento insistió en que "no está demostrado" que el cribado resulte "eficaz" en edades más tempranas. Además, recordó que en los supuestos de antecedentes familiares el seguimiento a mujeres menores de esa edad se les realiza por otras vías, no en el marco del programa. Por último, respecto a las demandas de las mujeres afectadas para recibir una asistencia integral por todos los efectos secundarios de la enfermedad, Truan aseguró que se realiza una asistencia completa de todos los procesos, incluida la rehabilitación.