España podría tener problemas para financiar tratamientos oncológicos en cinco años

  • Barcelona, 26 mar (EFE).- Dentro de cinco años, España tendrá problemas para financiar los tratamientos oncológicos, porque superarán los 70.000 euros por paciente al año, según ha afirmado hoy el doctor Pere Gascón, organizador de un simposio internacional de Oncología Traslacional en el que participan 150 expertos.

España podría tener problemas para financiar tratamientos oncológicos en cinco años

España podría tener problemas para financiar tratamientos oncológicos en cinco años

Barcelona, 26 mar (EFE).- Dentro de cinco años, España tendrá problemas para financiar los tratamientos oncológicos, porque superarán los 70.000 euros por paciente al año, según ha afirmado hoy el doctor Pere Gascón, organizador de un simposio internacional de Oncología Traslacional en el que participan 150 expertos.

Gascón, jefe del servicio de oncología médica del Hospital Clínic de Barcelona, ha asegurado que el tratamiento oncológico "está entrando en un círculo peligroso" porque se harán combinaciones de varios fármacos, como ocurre con el sida, que dispararán el coste por paciente, que ahora está entre los 20.000 y 50.000 euros.

Para este experto, esta situación, unida al envejecimiento de la población, obliga a abrir cuanto antes un debate sobre cuáles deben ser los límites, y hasta cuándo o cómo se debe financiar un tratamiento.

Ha asegurado que en Andalucía la sanidad pública ya ha empezado a aplicar criterios restrictivos en fármacos con poca eficacia o que sólo alargan la vida del paciente unos días, y que en Gran Bretaña, el Instituto Nacional de Excelencia Clínica (NICE en sus siglas en ingles), ya marca límites en cuanto al coste de los tratamientos.

Así, en el Reino Unido no se emplean anticuerpos monoclonales porque consideran que los 3 o 5 meses de vida que gana el paciente no compensa el enorme gasto sanitario que supone para el sistema público.

Los anticuerpos monoclonales son sustancias que sólo reconoce una proteína o un antígeno, y que sólo se unen a células que hacen de blanco específico en la superficie de una célula cancerosa.

También en ese país el gobierno ha pactado con la industria farmacéutica el pago de determinados tratamientos oncológicos, pero sólo en los casos que sea efectivos.

Hasta ahora, según Gascón, los laboratorios desarrollaban un fármaco y cuando se autorizaba se dedicaban a venderlo sin más, pero esto debe cambiar y deben ser capaces de acotar para quién es efectivo y para quién no, y racionalizar así el gasto que implica.

"El sistema actual es insostenible, y la industria farmacéutica lo sabe", asegura este oncólogo, que propone investigar en la búsqueda de marcadores para hacer fármacos a la carta, lo que se denomina oncología tralacional, y promover los genéricos y los fármacos biosimilares cuando acaben las patentes.

Pere Gascón ha recordado que en el cáncer colorrectal los estudios de oncología traslacional sirven para identificar a pacientes que presentan mutaciones de un gen determinado, como el K-RAS, en los que los fármacos contra el receptor del factor de crecimiento epidérmico (EGFR), que son muy caros, no funcionan.

Actualmente, sólo un 40% de los pacientes con cáncer de colon son portadores de la mutación K-RAS, y ahora se puede saber en 24 horas con una biopsia de piel si el fármaco actúa contra el receptor para el que ha sido diseñado.

Con esta interrelación entre la investigación y la clínica, dos mundos que en España están enfrentados por un sentido de la propiedad, se pueden evitar prescripciones indiscriminadas para todos, con el coste económico y la toxicidad que implican, ha señalado.

En la rueda de prensa ha insistido en que la mejor estrategia contra el cáncer es una buena prevención, pero que no se pone todo el esfuerzo en esto porque "a nivel político es más fácil hacer cosas a cuatro años vista que llevar a cabo acciones a largo plazo que políticamente puedan después beneficiar a otros".

"La prevención del cáncer de mama, colon y de cérvix es la mejor estrategia contra estas neoplasias, y es también una manera de ahorrar en tratamientos".